La vivienda evoluciona hacia el co-living y el prefabricado

Mesa redonda sobre los desafíos en el sector inmobiliario para 2020

Archivado en: 

El co-living y la prefabricación de las viviendas son dos de las tendencias destacadas por los representantes del sector inmobiliario valenciano que han participado en la mesa redonda “Desafíos Inmobiliarios 2020” organizada por Sabor Empresarial.

La directora general de Urbem, Vicenta Pastor; la directora general de Olivares Consultores, Yolanda Lozano; el gerente de Casas Inhaus, Rubén Navarro; el director del centro de negocio inmobiliario de CaixaBank en la Comunidad Valenciana, Enrique Puigmoltó y el director general de Grupo Valseco, Antonio Sanz, han sido los componentes de esta mesa y los encargados de explicar su visión sobre el presente y el futuro del sector ante más de un centenar de empresarios valencianos.

Para Yolanda Lozano, después de la implantación del co-working en nuestra ciudad, ahora llega el co-living. “Se trata de una nueva fórmula de viviendas que nació en Silicon Valley y tras implantarse con fuerza en EEUU y Reino Unido, ha llegado a España. Supone tener un pequeño espacio privado y el resto a de áreas de la casa comunes”.

Por su parte, Antonio Sanz, ha destacado la necesidad de interiorizar el cuidado del planeta. “Vamos abocados a la construcción sostenible que pasa por la prefabricación de las viviendas para que se genere menos residuos en obra”.

En este sentido, la compañía valenciana que ha conseguido reconvertir el modelo de construcción y que las casas prefabricadas no sean una fórmula low cost es Casas Inhaus. Su gerente, Rubén Navarro, ha explicado las ventajas de su negocio que permite construir rápido en aquellas zonas que por cuestiones de sostenibilidad no se podría, reduce costes e incluso abre la puerta a la exportación de viviendas.

Son algunas de las propuestas planteadas en un “momento complicado” del sector, tal y como ha definido la directora general de Urbem. Para Vicenta Pastor existe problemas que dificultan el trabajo de promotores y constructores. Uno de ellos, es la tardanza en la concesión de licencias de obra en la ciudad de Valencia que llega a paralizar un proyecto durante un año de media. La falta de mano de obra cualificada y de suelo, así como el aumento del precio de las materias primas son otros de los retos a superar.

Pero si hay algo que todos los ponentes han señalado es la incertidumbre política que existe y que conlleva a una falta de claridad en las reglas de juego.

Suscríbete a nuestra newsletter