La NASA condecora a la ingeniera valenciana Eva Peral por su microsatélites

El desarrollo de microsatélites atmosféricos ha supuesto un importante ahorro para la agencia espacial

Eva Peral, ingeniera de telecomunicación por la Universitat Politècnica de València, ha recibido la Medalla al Éxito Público de la NASA, que se otorga a aquellas personas que han hecho posible el éxito de una misión de la Agencia Espacial Norteamericana.

La NASA ha reconocido sus aportaciones a la misión espacial RainCube. Se trata de la primera misión espacial con un radar en una clase de microsatélite bautizado con el nombre de CubeSat.

Los CubeSats son satélites del tamaño de una caja de zapatos, con grandes limitaciones de potencia y de masa. Anteriormente, solo se habían utilizado para instrumentos pasivos. “Para RainCube hemos inventado una nueva arquitectura que permite reducir la masa, la potencia y el volumen en un factor entre 10 y 100”, señala Eva, lo que se traduce en “un ahorro significativo del coste de enviar el satélite al espacio”.

RainCube es un radar atmosférico que mide la precipitación de forma global. Anteriormente se han enviado al espacio satélites similares, pero suponen un presupuesto tan elevado, que incluso para la NASA solo es posible poner en órbita uno, cada varios años.

“Con RainCube el coste ha disminuido tanto que podremos mandar una constelación de estos pequeños satélites, y así incrementar el muestreo temporal y espacial de la precipitación a nivel global. Esto permitirá, en un futuro, mejorar los modelos climáticos, y así obtener predicciones más precisas del clima”, explica Eva Peral.

La ingeniera valenciana trabaja actualmente en el Jet Propusion Lab de la NASA en Pasadena (California, Estados Unidos). Además de su responsabilidad en RainCube, Peral es la ingeniera de sistemas del radar de la misión SWOT, “que tiene como objetivo mejorar nuestro conocimiento de la topografía de los océanos y de los cambios hidrológicos a nivel global”.

Suscríbete a nuestra newsletter