La baja natalidad en España pone en peligro el relevo generacional

El informe del Ivie y Fundación BBVA propone medidas de conciliación para fomentar la natalidad y no sólo incentivos económicos

La baja natalidad en España pone en peligro las políticas de bienestar y el relevo generacional. Ningún país de la UE-28 alcanza el índice de fecundidad de 2,1 hijos por mujer que garantiza el reemplazo generacional y la estabilidad de la población.

En este contexto, España ha pasado de ser una de las sociedades europeas con mayor nivel de fecundidad, a ser el país de la UE-28 con el segundo índice de fecundidad más bajo, solo por detrás de Malta, según recoge el informe del Ivie y Fundación BBVA sobre “Evolución de la natalidad en las regiones y municipios españoles”. Para los autores del informe, es preocupante que ningún país de la UE-28 alcance el nivel de reemplazo generacional.

El informe alerta que es importante diseñar políticas que incentiven la natalidad, cuyo papel es determinante para garantizar el bienestar de la población y el relevo generacional y añade que “la efectividad de dichas políticas puede mejorar si se pone el foco en la conciliación familiar y laboral más que en solo incentivos monetarios. Como muchos otros fenómenos demográficos, atañe a toda Europa y debería considerarse dentro de las políticas comunitarias más importantes”.

El informe constata la caída en picado de la natalidad en España a rais de la crisis económica de 2008, tras unos años de recuperación. Todas las regiones presentan descensos, a excepción de Melilla, que alcanza los 2,4 hijosn por mujer. en el lado contrario, Ourense, Tenerife o Las Palmas no llegan a 1.


En España, los dos últimos años se registran mas defunciones que nacimientos


A esto hay que añadir que el saldo vegetativo -la diferencia entre nacimientos y defunciones- fue negativo en 42 provincias en 2018, casi el doble que a principio de siglo. De hecho, España lleva dos años consecuntivos en valores negativos. El año pasado, en 42 provincias se produjeron más fallecimientos que nacimientos. Los peores registros corresponden a Zamora y los más positivos a Almería.

La caída de la natalidad, recuerda el informe, “tiene implicaciones económicas y sociales al afectar al crecimiento vegetativo de la población y, por tanto, a la velocidad de envejecimiento de la misma. Este envejecimiento repercute por una parte, en el fenómeno de despoblación que vive España y, por otra en la sostenibilidad del Estado del bienestar, al aumentar el gasto en sanidad, dependencia y pensiones”.

Por otro lado, el estudio constata una caída de la Tasa Bruta de Natalidad, a excepción de Lugo, Álava, Huesca, Ourense y Palencia, en porcentajes mínimos que van del 0,5 al 0,1.

La caída de la natalidad y la fecundidad guarda una estrecha relación con el aplazamiento de la maternidad en España. La creciente participación de la mujer en el mercado de trabajo y el elevado nivel educativo que han ido alcanzando han retrasado la decisión de ser madres a edades más avanzadas.

Los nacimientos en mujeres menores de 30 años caen a la mitad desde 1990, mientras que se duplican en mujeres de entre 35 y 44 años. Se tienen menos hijos y a mayor edad.


A mayor nivel de estudios, las madres tienen menor número de hijos y a edad más tardía


La mayor Tasa Global de Fecundidad en España se sitúa entre los 30 y 34 años de edad, con 86 nacidos por cada mil mujeres fértiles. Las mayores tasas en esta franja de edad se dan en Guipúzcoa (115), Ceuta (103) y Navarra (100) y las más bajas se encuentran en Las Palmas y Ourense (59) y Tenerife (61).

Actualmente en España, a mayor nivel educativo de la madre el número medio de hijos es menor. Mientras que las mujeres que han estudiado como máximo enseñanza secundaria obligatoria tienen una media de 1,5 hijos, la media en las mujeres con estudios secundarios de segundo ciclo es de 1,03 hijos y baja a 0,9 en el caso de las mujeres con estudios superiores.

Esta relación negativa está presente en todas las regiones españolas a excepción de Navarra y el País Vasco, donde el número medio de hijos de las mujeres con estudios superiores es mayor al de aquellas con estudios de secundaria de segundo ciclo.

En lo que respecta al aplazamiento de la maternidad, si bien es una característica generalizada en todas las mujeres españolas, son aquellas con estudios superiores las que más tarde tienen a su primer hijo. El 42 % de las mujeres con estudios superiores dan a luz por primera vez entre los 30 y 34 años de edad, reduciéndose al 24,6 % en mujeres con secundaria de segundo ciclo y al 16,3 % en aquellas con hasta secundaria de primer ciclo.

Suscríbete a nuestra newsletter