Entender el mecanismo del envejecimiento para una longevidad sana

María Blasco participa en el Congreso Internacional de Envejecimiento activo que se celebra en València

Archivado en: 

María Blasco | Foto Efe Kai Försteling

La directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), María Blasco, ha asegurado que el objetivo de sus investigaciones es entender el envejecimiento para poder desarrollar terapias que permitan tratar enfermedades asociadas al mismo, y llegar sanos a nuestra “edad máxima”.

Así lo ha asegurado en declaraciones a EFE la investigadora alicantina, quien participa en València en un Simposio previo a la segunda edición del congreso internacional sobre envejecimiento activo, donde jueves y viernes se expondrán algunas de las innovaciones científicas que se aplican en el campo de la longevidad y se analizarán los efectos socio-económicos que implica el envejecimiento.

Las investigaciones de Blasco han demostrado, en modelos animales, que mantener los telómeros (extremos de los cromosomas) largos durante más tiempo alarga la vida hasta un 40 %, y además retrasa el cáncer.

Pero en la actualidad realiza, por medio de terapia génica, una estrategia de activación de la telomerasa -enzima que alarga los telómeros- para poder tratar enfermedades humanas asociadas el envejecimiento como la fibrosis pulmonar, renal o hepática.


En 2050 más de un tercio de la población tendrá más de 65 años


“El objetivo no es llevar a humanos un tratamiento que alargue la longevidad, sino usar esto para tratar enfermedades del envejecimiento” y definir qué dolencias degenerativas “se pueden beneficiar de esa activación de la telomerasa para frenar su progresión“, ha indicado.

“Mi aproximación es entender el envejecimiento para poder desarrollar cosas que sean efectivas para tratar enfermedades” asociadas al mismo, ha subrayado la investigadora.

Tras recordar que en 2050 más de un tercio de la población tendrá más de 65 años, ha indicado que esto hará aumentar la incidencia de enfermedades como cáncer, Alzheimer, Parkinson o fibrosis pulmonar, hepática o renal.


El congreso analiza los efectos socio-económicos que implica el progresivo envejecimiento de la población


El origen de estas enfermedades es el proceso de envejecimiento y por ello, según Blasco, “entendiendo su origen a nivel molecular” permitirá el desarrollo de tratamientos que puedan servir para prevenir o retrasar su aparición.

El máximo de vida de la especie humana en la actualidad son 122 años, que es lo que ha vivido la persona más longeva, pero cada década la esperanza de vida sube una media de tres años y se calcula que el 50 % de los nacido en los años 2000 tendrán una esperanza de vida al nacimiento de unos 100 años.

“El objetivo debería ser que, al final, seamos capaces de llegar a la vida máxima sanos, en buenas condiciones de salud, porque ahora vivimos más años pero los últimos van asociados a enfermedades”, ha subrayado.

Respecto a la inversión en ciencia, tras destacar la “excelencia científica” que hay en nuestro país, ha afirmado que desde el año 2009 y hasta ahora se han producido importantes recortes “que no se han recuperado” y el presupuesto para Ciencia en España es “más bajo” que el que había hace diez años.

“No llegamos a la media europea de porcentaje del PIB invertido en investigación y nuestro país debería estar por encima de esa media”, ha dicho Blasco, quien considera que eso “es algo que tiene que hacer el presidente del Gobierno y esperamos que lo haga, que la investigación sea una prioridad”.

 

Suscríbete a nuestra newsletter