Estudio de la UMH 

Las cabras silvestres suavizan los efectos del cambio climático sobre la vegetación

Investigadores del área de Ecología de la Universidad Miguel Hernández de Elche, ha determinado que estos animales son clave para la adaptación de los ecosistemas de las montañas mediterráneas

Un estudio, en el que participan investigadores del área de Ecología de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, ha determinado que las cabras silvestres son clave para la adaptación de los ecosistemas de las montañas mediterráneas al cambio climático. Un equipo de investigadores, liderado por Jomar Magalhaes Barbosa de la Estación Biológica de Doñana CSIC, analizó la evolución vegetal de Sierra Espuña (Murcia) y su relación a lo largo de 20 años con las poblaciones de Arruí, una cabra norteafricana ecológicamente similar a la Cabra Montés, introducida en la península.

Los coautores del estudio, publicado en la revista Ecosystems, son José Antonio Sánchez Zapata y Roberto Pascual Rico, del Departamento de Biología Aplicada de la UMH, así como el naturalista Sergio Eguía.

Para estudiar las interacciones entre clima, vegetación y los herbívoros, los investigadores de la UMH compararon la productividad de la vegetación de una montaña donde habita el Arruí, una especie introducida en Sierra Espuña en la década de 1970, con otras dos montañas próximas y de condiciones parecidas (La Pila y Ricote) en las que hace décadas que apenas se encuentran carneros silvestres o domésticos.

En el estudio, se analizaron miles de imágenes de satélite para obtener información de precipitación, temperatura y vegetación. Estos datos se relacionaron con censos de campo de la población de Arruís y su éxito reproductor durante 20 años, de 1995 a 2014.

Los resultados indican que en Sierra Espuña los herbívoros atenúan las consecuencias del cambio climático, que provoca oscilaciones estacionales muy fuertes en la vegetación. Este hecho favorecería a la estabilidad de las comunidades vegetales.

El equipo de investigadores concluye que la cadena alimentaria entre plantas y herbívoros contribuye a estabilizar los procesos biológicos de estos ecosistemas. De este modo, los herbívoros silvestres como el Arruí y la Cabra Montés serían piezas clave en las estrategias de adaptación a los efectos del cambio climático en las montañas Mediterráneas.

Este estudio es la primera publicación del proyecto “Cambio global, sistemas socio-ecológicos y ecología del movimiento: aproximación a gran escala del papel de los sistemas agroganaderos, el clima y los carroñeros” (RTI2018-099609-B-C21), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Suscríbete a nuestra newsletter