BBVA Research mantiene el optimismo, pero modera sus previsiones de crecimiento

El PIB crecerá en 2019 un 2 %, pero el próximo año será más reducido que la media nacional y se quedará en el 1,4 %

Rafael Doménech entre David Conde, director de la Territorial Este, y Carlos Rodríguez, director de regional de Banca de Empresas

A pesar de moderar sus previsiones de crecimiento para la Comunitat Valenciana, BBVA Research sigue mostrándose optimista sobre la calidad de la economía valenciana. Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico, presentó esta mañana el informe Situación Comunitat Valenciana correspondiente al segundo semestre del año.

El crecimiento del PIB previsto se mantiene este año en la media nacional del 2 %, pero se reduce para 2020: 1’4 % frente al 1,6 % nacional para el próximo año. Una reducción de las previsiones que Doménech atribuyó al cambio del entorno internacional y, sobre todo, a la modificación introducida en el INE sobre la contabilidad nacional.

A pesar de estas previsiones menos optimistas, Doménech destacó el hecho de que se seguirá creando empleo, más de 74.000 puestos de trabajo en el bienio 2019-2020, lo que reduciría la tasa de desempleo al 13,3 %.

Se refirió al desequilibrio existente entre oferta y demanda sobre todo en los perfiles más cualificados, puestos de trabajo que se quedan sin cubrir debido a la falta de candidatos capacitados. En este sentido, abogó por soluciones tecnológicas que sepan utilizar los datos masivos para relacionar oferta y demanda en términos nacionales e incluso comunitarios.

De todas formas, se trata de una creación de empleo poco homogénea, concentrada en las grandes áreas urbanas, como València y Castellón. La Costa Blanca y la Vega Baja son otras dos comarcas que presentan una buena evolución en este aspecto.


La Comunitat Valenciana presenta unas previsiones de crecimiento más equilibradas


Entre los riesgos al crecimiento, el responsable de Análisis Económico se refirió a las tensiones comerciales globales, especialmente entre China y Estados Unidos, que podrían ser responsables del 25 % en la reducción del PIB mundial, si bien reconoció que la tensión parece que está en vías de solución. Además, la mejora de la competitividad valenciana por encima de la media nacional la sitúa en una mejor posición en el sector exterior.

El brexit -especialmente para la Comunitat Valenciana- y la ola de proteccionismo son otros factores que frenan las previsiones de crecimiento. En el primer caso, afectaría tanto al turismo como a las exportaciones, ya que representa el 2,3 % y el 2,2 % respectivamente del PIB valenciano.

En cuanto a las medidas de dinamización de la economía que ha desarrollado el BCE, Doménech considera que están al límite y que, en todo caso, ahora tendrían que entrar en juego las medidas fiscales, pasando por una armonización y dejando de lado el bilateralismo.

Como aspectos positivos destacó el “aterrizaje suave” de la economía china que aleja el peligro de una recesión.


Las nuevas generaciones han cambiado los patrones de consumo


Ya centrado en la evolución económica de la Comunitat, Doménech apuntó a una moderación del consumo debido, especialmente, a un cambio de patrones. Y puso como ejemplo el nuevo paradigma que se ha establecido entre las generaciones más jóvenes que se decantan más por el uso que por la propiedad en vivienda o vehículos.

Una reducción del consumo en la que también influyen los cambios o las previsiones de cambio normativo, como en el caso de la apuesta por los vehículos eléctricos o la modificación legislativa que ha provocado una caída del 23 % en las hipotecas.

Doménech aseguró que estamos ante un crecimiento económico de la Comunitat Valenciana más sólido, equilibrado y de más calidad que el experimentado en el periodo 2005-2007, con superávit comercial con el mantenimiento de las exportaciones, una excelente evolución en el sector turístico tanto en cantidad como en gasto, una mayor inversión en bienes de equipo y un menor endeudamiento privado.

Suscríbete a nuestra newsletter