Entrevista a Mónica Múñoz, cofundadora y directora de El Molí Lab

El Molí Lab, espacio de coworking focalizado en “la creatividad sostenible”

La alquería que ocupaba el grupo de percusión 'Amores' es hoy un espacio de coworking en el que la ciudad y el campo consiguen un lugar de reencuentro

Archivado en: 

El Molí Lab ubicado en el Camí Molí Canyars, cerca de Tavernes Blanques.

Situada en el Camí Molí Canyars, cerca de Tavernes Blanques (Valencia),  la alquería en la que ensayaba el grupo de percusión ‘Amores’, es desde hace casi tres años un espacio de coworking focalizado en “la creatividad sostenible”, El Molí Lab. Más de 3.000 m2 en los que 17 empresas, profesionales y emprendedores trabajan codo a codo en distintos proyectos con el foco puesto en la sostenibilidad medio ambiental. Hablamos con la cofundadora y directora del espacio, Mónica Muñoz.

-¿Cuál es la historia del molino y cómo surgió la idea de convertirlo en un espacio de coworking?

-La alquería que ocupa El Molí Lab era en sus orígenes un molino sobre la acequia de Tormos (que pasa por debajo) y más tarde la vivienda de los agricultores que trabajaban los campos que la rodean. Hasta hace unos 4-5 años era utilizada como local de ensayo por el grupo de percusión ‘Amores’ (fue su local de ensayo durante 20 años!).

Cuando los músicos se fueron, los propietarios de la alquería (actuales cofundadores de El Molí Lab, junto con su directora) se plantearon abrir un coworking porque no existía nada parecido en la zona, pero sí intuían que podía haber demanda, ya que son muchos los profesionales, freelancers, … que viven en Horta Nord y prefieren también tener su espacio de trabajo fuera de la ciudad.

-¿Qué características tiene el espacio?

-El Molí Lab ocupa una superficie de 3.000 metros cuadrados en un entorno agrícola que incluye: un espacio de trabajo compartido con 40 puestos en dos salas abiertas; dos salas de reuniones; una sala multiusos con capacidad para 40 personas; un patio interior; dos terrazas exteriores -a poniente y a levante-; y parking para coches, ciclomotores y bicicletas. Se encuentra en un entorno privilegiado donde se puede caminar, correr, ir en bicicleta…

-¿Cómo está diseñado el espacio? ¿Es un forma de acercar la ciudad al campo y viceversa?

-Del antiguo molino no queda nada. Dejó de utilizarse como molino hace más de 200 años. La estructura externa de la alquería se ha mantenido, mientras que por dentro las distintas salas se han dejado lo más diáfanas posible, para facilitar el intercambio y la colaboración. Los espacios exteriores: el antiguo corral de la alquería y las terrazas con vistas a la huerta son ideales para desconectar durante la jornada.

Evento Climate-KIC en El Molí Lab.

-La inauguración de El Moli Lab fue en 2017, ¿qué balance hace de estos casi tres años de actividad?

El Molí Lab abrió sus puertas en el 2017. El balance de estos casi tres años de actividad es muy positivo. Han pasado por aquí proyectos muy interesantes y se ha creado una comunidad muy cohesionada y comprometida con el territorio de la huerta y con la sostenibilidad, que es un valor común.

-Puede contarme un poco acerca de las empresas instaladas en el espacio de coworking.

-Son una mezcla de autónomos, microempresas y startups, de sectores más tradicionales, como la arquitectura, la consultoría y el diseño, y de nuevos sectores: tecnología, inteligencia artificial, software…

Algunas de ellas son Commonspolis, dedicada al municipalismo ciudadano; Enjoying Horses, especializada en turismo ecuestre; Recognai, que crea herramientas de inteligencia artificial para mejorar el flujo de información en la empresas o Habit, un estudio de arquitectura de bioconstrucción, entre otras. En total hay 17 empresas y profesionales trabajando en El Molí Lab.

-Apuntan que es un espacio para la creatividad sostenible, ¿en qué consistiría esto?

-Aunque somos una comunidad muy diversa, compartimos la preocupación por la situación de emergencia climática en la que vivimos e intentamos hacer las cosas de la forma más sostenible posible desde nuestros distintos ámbitos: arquitectura, diseño, desarrollo de software, consultoría,…

Asimismo, muchos de los proyectos que alojamos o hemos alojado son por naturaleza sostenibles: arquitectura saludable, detección de contaminación marina, moda sostenible,…También el propio funcionamiento del espacio de coworking va en esta línea: hemos eliminado el uso de botellas de plástico con un sistema de agua filtrada y botellas reutilizables, separamos la basura, compostamos…

-Además de un espacio para las empresas también organizan eventos, ¿cuáles han acogido? ¿Alguno próximo que comentar?

-Acogemos reuniones y eventos que tienen también un componente sostenible y creativo. Todos los años acogemos las jornadas de organiza la Universitat de València y Climate-KIC con los estudiantes de sus programas sobre cambio climático. También realizamos periódicamente talleres de técnicas de Design Thinking & Creative Problem Solving.

La escuela de publicidad Brother ha hecho aquí varios ‘maratones’ creativos con sus alumnos. Todos los años nos sumamos a la iniciativa Make Smthng Week de Greenpeace y Fashion Revolution con un día de talleres para familias sobre consumo responsable, organizamos eventos de intercambio de ropa ’Swap Parties’,….

El próximo 18 de noviembre organizamos una jornada, en el marco de la Valencia Startup Week 2019, para hablar de la Ley de la Huerta y el Plan de Acción Territorial de la Huerta (PATH), que constituyen un nuevo marco legislativo que afecta a las administraciones locales y el ecosistema de emprendimiento en el territorio.

A través de un diálogo abierto con expertos de la esfera pública y privada, identificaremos los retos y oportunidades para el emprendimiento sostenible en el territorio de la Huerta. Tras este diálogo los asistentes que lo deseen están invitados a participar en un taller de emprendimiento creativo y sostenible.

-Por último, ¿qué perspectivas tiene para el futuro? ¿Algún proyecto destacado?

-Hemos puesto en marcha un servicio de consultoría, El Molí Lab Consulting, que es la suma de los talentos y capacidades de los profesionales que forman parte de la comunidad de El Moli Lab y ya contamos con varios clientes.

Suscríbete a nuestra newsletter