Proyecto Primage

Técnicas de Inteligencia Artificial ayudarán a mejorar el diagnóstico del cáncer infantil

El proyecto de investigación europeo, liderado por el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y cuya reunión acoge esta semana la UPV

Fachada del Hospital La Fe de València| E3

El proyecto de investigación europeo Primage, liderado por el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y cuya reunión acoge esta semana la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) aplica técnicas de Inteligencia Artificial (IA) para mejorar el diagnóstico y seguimiento del cáncer infantil.

Primage, que ayudará a caracterizar con más detalle los tumores pediátricos y a determinar el tratamiento más adecuado para cada paciente, trabaja en dos tipos de cáncer pediátrico que tienen una alta mortalidad y complejidad terapéutica: el neuroblastoma y el glioma difuso de troncoencéfalo (DIPG).

El investigador del Instituto de Instrumentación Molecular (UPV-CSIC-CIEMAT) Ignacio Blanquer ha explicado a EFE que las técnicas de IA y modelos computacionales en los que trabajan “permitirán obtener más información de las imágenes de Resonancia Magnética de cada paciente, sin tener que realizar una biopsia”.

“Ayudarán a caracterizar con más detalle los tumores, así como a determinar el tratamiento más eficaz, conociendo con antelación la respuesta al mismo”, ha añadido.

El proyecto, financiado por el programa Horizon2020 de la UE, comenzó a finales de 2018 y tiene una duración de cuatro años; en él, la UPV es responsable de la infraestructura de la nube y los servicios necesarios para el almacenamiento y proceso eficiente y seguro de los datos médicos.


Los cánceres que afectan a los niños son diferentes a la de los adultos y los más frecuentes son las leucemias, los tumores cerebrales, linfomas y neuroblastomas


Hasta la fecha, el consorcio del proyecto ha identificado las necesidades técnicas de la plataforma para el almacenamiento y procesado de imágenes, definido las cohortes de datos y obtenido las aprobaciones de los comités éticos de los hospitales.

“Estamos en fase de implementar el repositorio centralizado de los datos de pacientes de Neuroblastoma y el glioma pontino intrínseco difuso (DIPG)”, ha explicado el responsable del área Clínica de Imagen Médica del Hospital La Fe y coordinador del proyecto, Luis Martí Bonmatí.

Según ha explicado a EFE, en la reunión de la próxima semana esperan “definir los datasets de entrenamiento y validación a partir de los cuales se construirán los modelos predictivos de supervivencia, respuesta al tratamiento y de crecimiento tumoral”.

El proyecto Primage está liderado por el grupo de investigación biomédica en imagen (GIBI230) del IIS La Fe y en él participan dieciséis instituciones europeas de alto prestigio, como la Sociedad Europea de Oncología Pediátrica, la empresa innovadora valenciana QUIBIM, experta en biomarcadores de imagen, y otras tres empresas relacionadas con la innovación en medicina.

El término cáncer infantil designa distintos tipos de cáncer que pueden aparecer en la población infantil antes de cumplir los 15 años y se considera una enfermedad rara por su incidencia: quince nuevos casos al año por cada 100.000 menores de 14 años, según la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas (SEHOP).


Ayudará a caracterizar con más detalle los tumores pediátricos y a determinar el tratamiento más adecuado para cada paciente


Se calcula que medio millón de ciudadanos europeos serán supervivientes de un cáncer infantil en el año 2020 y que dos tercios de ellos presentarán efectos secundarios a largo plazo que influirán en su calidad de vida. Y a pesar de estas altas tasas de curación, sigue siendo la primera causa de muerte no traumática en la infancia.

Los cánceres que afectan a los niños son diferentes a la de los adultos y los más frecuentes son las leucemias, los tumores cerebrales, linfomas y neuroblastomas.

El neuroblastoma es el tumor extracraneal más habitual en niños y, aunque son poco frecuentes, cada año en Europa se diagnostican unos 35.000 casos nuevos de niños y adolescentes. Representa entre el 8 y el 10 % de todos los casos de cáncer pediátrico y se caracteriza por su gran heterogeneidad biológica, clínica y de supervivencia.

Uno de cada trescientos recién nacidos desarrollará un cáncer antes de alcanzar los 20 años y en España se diagnostican alrededor de unos 1.000 casos por año.

El DIPG (o glioma difuso de tronco) es un tumor muy poco frecuente en la infancia y tiene una supervivencia nefasta (10 %), a pesar de todas las armas terapéuticas empleadas y toda la investigación en marcha.

Se considera que no hay tratamiento curativo y que la radioterapia es paliativa ya que se prima la calidad de vida del paciente y en España se diagnostican unos 16 pacientes al año. Este tipo de tumor representa el 2,5 % del total de pacientes infantiles oncológicos y el 13% de los tumores pediátricos del sistema nervioso central.

Suscríbete a nuestra newsletter