Superó el medio millón de usuarios en 5 años

El aeropuerto de Castellón triplica el número de vuelos con las actividades adicionales

Las escuelas de pilotos contribuyen a aumentar el movimiento de aeronaves y las rutas de verano permitieron aumentar el tráfico de pasajeros hasta un 23 por ciento

El número de pasajeros que usaron el aeropuerto de Castellón creció durante el verano.

El aeropuerto de Castellón acaba de rebasar la cifra de medio millón de pasajeros en cinco años de actividad, con 10.000 movimientos de aeronaves en sus instalaciones, según los datos de la empresa pública propietaria del aeródromo, Aerocas. Datos que llegan a menos de dos semanas de que se haga cargo de la gestión, tras la renuncia de la concesionaria, Edeis, y tras haber obtenido el aval financiero del Consell que le permita acreditarse como gestor aeroportuario.

El aeropuerto castellonenses fue punto de partida o llegada entre enero y septiembre de este año de un 12% más de pasajeros que en el mismo periodo del año pasado. Incremento que durante la etapa estival, con más rutas, alcanzó el 23%. Asimismo, con actividades paralelas como las escuelas de pilotos se ha notado un importante movimiento de aeronaves que de 2018 a 2019 se ha triplicado al pasar de 1.551 a 4.666.

Son buenos datos, aunque no los esperados en el plan de viabilidad elaborado por la Administración autonómica en los mandatos de Camps y Fabra. Precisamente la rentabilidad del aeropuerto basada en esos números fue lo que hizo que la empresa Lavalin, inicialmente, asumirá la gestión por 25 años, para delegar en la francesa Edeis, que, tras apenas dos años de gestión, renunció a la concesión porque no le deban los números.

Los datos de movimiento de pasajeros facilitados por Aerocas llevan a su director general, Joan Serafí Bernat, a afirmar que la cifra de 500.000 pasajeros ”supone un hito para el aeropuerto y constata que se está consiguiendo un desarrollo sostenido en la actividad de la infraestructura, lo cual nos hace mirar con optimismo el futuro”. Lo que le lleva a impulsar la captación de turismo en los mercados europeos.

Para paliar la falta de actividad diaria de vuelos, Aerocas ha puesto en marcha un plan de actividades estratégicas que hace hincapié en la diversificación de los usos de la base castellonense. En ese contexto se inscriben la llegada de dos escuelas de formación de pilotos (Skyborn y Panamedia) o la de empresas encargadas del mantenimiento y reciclaje de aeronaves.

Según ha señalado Bernat, “estamos logrando diversificar la actividad a través de la implementación de diferentes nichos de negocio, tal como establece el Plan Estratégico del aeropuerto, que aboga por ampliar la cartera de servicios”. En este sentido, ha subrayado que es “una apuesta estratégica de futuro el desarrollo de la Zona de Actividades Complementarias, donde está previsto implantar un polo empresarial y logístico vinculado al aeropuerto”.

Suscríbete a nuestra newsletter