Entrevista a Marc Collado, CEO de Persenda Penyagolosa

Empredimiento, innovación y marketing contra la despoblación en Castellón

El emprendedor denuncia la falta de servicios tan básicos como la cobertura móvil, y reclama más infraestructuras, soluciones y ayudas a los autónomos de estas zonas

Collado dando unas indicaciones medioambientales antes de la ascensión al Peñagolosa| E3

Aprender a recoger setas de la mano de un guía de la zona y de un micólogo experto en un entorno tan idílico- y propicio- como es el Parque Natural del Peñagolosa, es una de las actividades que ofrece la empresa castellonense Persenda.

Un comercio especializado en ropa y calzado de montaña que también realizada actividades de montaña y que se encuentra en Adzaneta del Maestrat, localidad situada a menos de 30 kilómetros del segundo pico más alto de la Comunitat Valenciana, el Peñagolosa (1.810m).

En plena campaña de setas, y aunque el aumento de temperatura y las rachas de viento están mermando la cantidad y la calidad en las últimas semanas, “2019 está siendo un buen año”, según explica el propietario y fundador de Persenda Penyagolosa, Marc Collado.

Marc Collado, CEO de Persenda Penyagolosa| E3

Los cursos de micología están dirigidos a grupos heterogéneos de edades y de niveles de conocimiento del mundo de las setas.

Abarca desde los modos de recogida, hasta el conocimiento de variedades, así comola  degustación de las mismas en un restaurante de la población, sin olvidar la parte de educación medioambiental y respeto por el enclave donde se realiza la actividad.

La empresa, nacida hace siete años, todavía en plena crisis económica, mantiene con éxito su actividad, dentro de un contexto de despoblación y cierre de negocios,– y que parece imparable-, que sufren los pueblos de interior de la provincia de Castellón, “tenemos todos los mismos problemas, es una lástima y es muy triste”, lamenta.

El emprendedor denuncia la falta de servicios tan básicos como la cobertura móvil, y reclama más infraestructuras, soluciones y ayudas, como por ejemplo, una cuota reducida o nula para los autónomos que trabajan en estas zonas como medidas de paliar este éxodo.

-¿Cómo esta siendo esta campaña de recogida de setas?

-El año esta siendo una campaña buena para las setas, empezó muy fuerte aunque este último mes ha parado, porque no ha llovido y está haciendo un poco de viento. Pero hace dos semanas, para la feria de Azteneta se encontraron más de 240 clases.

-¿En qué consiste el curso de recogida de setas? ¿A qué tipo de público van dirigidos?

Los cursos van dirigidos para grupos de 15 personas pero puede llegar hasta 30. En la actividad participa un micólogo y un guía.

Los participantes aprenden por igual tanto la teoría como la practica. Al ir el micólogo a la montaña se explica desde cómo se tiene que coger una seta hasta conocer diversas variedades que existen en la zona. Pero el objetivo es que aprendan la base: cómo recoger una seta, cómo colocarla en la cesta, cómo actuar en la montaña y cómo dejar la montaña igual como se la han encontrado, la educación medioambiental es muy importante.


 “Es preferible conocer la variedad que llenar la cesta”


Tenemos el perfil de persona que sabe mucho, no llega a micólogo pero le gusta aprender cada vez más. Y luego personas que nunca ha ido a recoger setas e incluso te preguntan si tienen que llevar navaja o cesta…el 90% si que han ido alguna vez o lo hacen regularmente.

Tenemos clientes que repiten todos los años, porque así, de año en año aprenden más, por ejemplo, clientes que solo quieren saber un base o algunos como solo conocer unas pocas variedades pero acabar dominándolas.

-¿Cómo estructuráis los cursos?

La salida se establece a las 8 de la mañana en Adtzaneta, en la puerta de la tienda Persenda, tras unas recomendaciones, nos vamos a la montaña con el micólogo hasta la hora de comer.

El micólogo explica las características de una de las setas recogidas| E3

Recorremos zonas de territorio público, lugares donde hay mucha diversidad y el Peñagolosa es muy grande, podemos incluso estar en el mismo sitio recolectando, pero es muy importante no entrar en los cotos privados (pueden tener vallas, animales, cultivos).

De lo que se trata es de encontrar las máximas variedades posibles, no la máxima cantidad. Es preferible conocer la variedad que llenar la cesta.

Después vamos a comer a un restaurante de la zona, cuya propietaria es micóloga y además asi incentivamos la economía de proximidad y la gastronomía local. Después en la tienda realizamos una exposición de la recolección y el micólogo explica todos los detalles.

-Además, realizas más actividades y eres tienda física de material deportivo de montaña ¿Cómo defines tu comercio?

-Persenda es un comercio de calzado y ropa de montaña que organiza actividades de aventura. La tienda que es como si fuera el centro de operaciones desde donde organizamos las actividades, como la subida nocturna al Peñagolosa, rutas de senderimos y de BTT.

-¿Cómo te está afectando la situación económica actual y los problemas de despoblación que estais sufriendo en las localidades de interior de Castellón?

Estamos viendo que la gente esta un poco saturada o harta de todo, y este año parece que estamos teniendo mala suerte hasta con la climatología. Dependemos de la meteorología y más cuando tu eres el responsable de la seguridad de un grupo, no puedes jugártela.


“Si tienes un negocio, donde vivimos la clave es la innovación y el marketing, y si te lo puedes permitir, un buen marketing”


Además, estos últimos años con el tema de la nieve y de la lluvia, no ha ayudado mucho. Estamos intentando reiventarnos.

El tema de la despoblación es preocupante. Es algo que en esta zona tenemos todos los días en la boca. Soy pesimista, porque veo que están pasando los días y los meses y van cerrando comercios, bares, panaderías… La gente mayor se muere y la gente joven se va. Pasan los días y no tenemos una acción concreta para ayudar.

Lo veo en hechos, por ejemplo hace tres años habían tres panaderías, ahora solo queda una. Un pueblo de unos 1.000 habitante que pierde servicios también que afecta a poblaciones cercanas como Xodos, Vistabella o Benafigos.

En mi caso, mi sueño y objetivo (tengo 36 años) es vivir en el pueblo, pero van pasando los días y te das cuenta que cada día es mas complicado. Yo hace siete años que estoy intentando vivir y trabajar aquí.

El comercio de ropa de deportiva de montaña en Adzaneta del Maestrat| E3

Te sientes muy solo y no tienes ayudas de ningún tipo. No me refiero a ayudas económicas, la ayuda es que nos faciliten trabajar. Una cuota de autónomos adecuada o algo tan simple como el tema de la cobertura del móvil. Aquí no tenemos fibra y pagamos una barbaridad de adsl. Para alguien que trabaje en casa o tenga una tienda online, como yo, lo tiene complicado.

-¿Qué soluciones ver para acabar con este éxodo?

Si hay trabajo, la gente trabaja y se queda, es simple. Para eso las empresas que hay en los pueblos deben intentar hacerse grandes para que puedan contratar a gente de la zona.

Por ejemplo ahora el ayuntamiento esta recibiendo muchas subvenciones y está contratando a gente, pero es circunstancial, yo creo que la clave es que los trabajos sean indefinidos para que la gente se quede. Una vez te vas ya no vuelves.

Si tienes un negocio, donde vivimos la clave es la innovación y el marketing, y si te lo puedes permitir, un buen marketing.

Suscríbete a nuestra newsletter