Más de 300.000 valencianos cambian de residencia por un puesto de trabajo

La provincia con peor balance es Alicante, con un saldo negativo de 40.000

Archivado en: 

Randstad ha realizado un análisis sobre la evolución de la tasa de movilidad interprovincial de los trabajadores en España. Los datos revelan que en la Comunitat Valenciana en 2018 se firmaron 321.000 contratos que supusieron el cambio de residencia, 1,3 puntos porcentuales por encima de la media nacional.

Los Datos Básicos de Movilidad publicados por el Sepe colocan a la Comunitat Valenciana en el tercer puesto por volumen de desplazamientos, después de Andalucía y Cataluña.

El informe destaca que el 15,3 % del total de los contratos firmados en nuestra autonomía suponen cambio de residencia, cuando la media española es del 14 %.

Descendiendo a datos provinciales, València con 4.801 contratos es la única con saldo positivo. Alicante pierde 40.463 trabajadores y, además, es la tercera provincia española con mayor caída en los contratos. Castellón presenta un descenso moderado, que se queda en 302 trabajadores menos.

En cuanto a la tasa de movilidad -el peso de los contratos que exigen movilidad con respecto al total de contratos-, Castellón, con el 18,8 %, es la provincia con un mayor porcentaje. A continuación se encuentran Alicante (16,8 %) y Valencia (11,9 %).


Alicante es la provincia de la Comunitat que presenta peor evolución, con una pérdida de más de 40.000 trabajadores


Los datos a nivel nacional revelan que la movilidad laboral interprovincial batió récords en 2018. Randstad destaca que este tipo de contratos supusieron 3,1 millones por primera vez en la historia. Además, el 14% del total de los contratos firmados durante el año suponen movilidad, la mayor tasa desde que hay registros.

Durante 2018 tuvieron lugar 3.115.364 contratos que conllevaron el cambio de residencia a otra provincia, siendo o no de la misma comunidad autónoma, lo que supone un 6,9% con respecto a 2018, cuando se registraron 2.914.055 contratos de movilidad, y 113,2% más que en 2001, la cifra más baja del periodo analizado, 1.461.057.

“En los últimos años la movilidad interprovincial no deja de crecer, aupada por la recuperación del empleo en nuestro país. Este año las cifras son históricos, lo que deberíamos considerar como una buena noticia, ya que este tipo de contratación es especialmente útil para jóvenes en búsqueda de una primera experiencia laboral o profesionales que no están encontrando oportunidades en sus lugares de origen”, recuerda Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad.

“La escasez de talento en algunos sectores está provocando un incremento de la movilidad de los trabajadores, ya que las empresas deben buscar talento más allá de su ubicación geográfica”, explica Pérez.


Agricultura registra la mayor tasa de movilidad, seguido de construcción


El sector de actividad en el que el profesional desarrolla su actividad es clave a la hora de analizar la importancia de la movilidad. Randstad destaca que la mayor tasa se registra en la agricultura, ya que uno de cada cuatro contratos firmado en el sector supone un cambio de provincia (24,5%).

También por delante de esta tasa se encuentra el sector de la construcción (17,2%), mientras que servicios (12,2%) e industria (10,2%), registraron pesos de contratos con movilidad menos relevantes.

La mayor tasa de movilidad se registra en Castilla-La Mancha, con un 28,1 %, y la menor es de 7,1 % en Canarias.

Madrid y Barcelona son provincias mnás receptoras. En el primer caso, en 2018 recibió a 502.741 trabajadores de otras provincias, mientras que Barcelona contabilizó 285.048.

Suscríbete a nuestra newsletter