El futuro del sector citrícola pasa por las variedades protegidas

Cristóbal Aguado pide un cambio en las líneas de investigación del Ivia

La Asociación de Operadores de Variedades Vegetales (Asovav) reivindica la “revolución” que ha supuesto para el sector citrícola español la reciente irrupción de las variedades protegidas de mandarinas de segunda campaña –especialmente la Orri, Nadorcott, Tang Gold y, últimamente, Spring Sunshine– debido a la elevada rentabilidad que ofrece a los productores incluso en campañas tan críticas como la pasada.

Así se manifestó la asociación en la jornada profesional que reunió en Valencia a los principales protagonistas del mundo agrario, comercial y jurídico en torno a dichos cítricos ‘premium’.

El presidente de Asovav Celestino Recatalá resaltó que “el sistema de protección de estas variedades protegidas garantiza tanto una producción con valor añadido, mediante una fuerte apuesta por la innovación agraria, como una producción limitada gracias a la organización del sector, en forma de clubs o entidades gestoras de variedades, que favorece un fortalecimiento de la posición del agricultor dentro de la cadena alimentaria y un mayor rendimiento económico de su explotación”.

Para Recatalá, esta vía “refuerza la capacidad de influencia del agricultor y, al mismo tiempo, potencia la investigación, la diferenciación y la marca del producto”.

Para el presidente de AVA-Asaja, este camino “es el que nos está permitiendo reconduc ir al sector” y pidió a las administraciones que apuesten por la investigación agraria. En este sentido, Cristóbal Aguado reclamó “un cambio del modelo del Ivia (…) para acelerar la obtención de variedades competitivas, ya que las mejores están viniendo de fuera”.

Además del reto varietal, el dirigente agrario apeló a “diseñar el futuro de la citricultura también a través de la modernización y la concentración de las explotaciones”, para lo que exigió a la conselleria de Agricultura 100 millones de euros con los que acometer experiencias piloto que sirvan de referencia al colectivo.

El director del grupo Agr Food Marketing Mateo Blay incidió en la conveniencia de identificar claramente en el punto de venta las variedades y destacar su origen europeo como garantía de frescura.

En cuanto a la norma europea, el miembro del Servicio Jurídico de la Comisión Europea (END) Javier Guillem explicó la particularidad agrícola en el derecho de la competencia, haciendo especial énfasis en las novedades del Reglamento Omnibus y de la Directiva de la Cadena Alimentaria. Guillem se mostró contrario a que “exista un filtro para Francia o Alemania, cuyos cultivos continentales siempre son los más beneficiados, y otro más severo para España”.

Suscríbete a nuestra newsletter