Los bancos españoles firman los Principios de Banca Responsable de la ONU

CaixaBank, BBVA, Sabadell, Bankia, Cajamar, Santander y Abanca firman en Nueva York la declaración propiciada por el secretario general de la ONU

Los principales bancos españoles han anunciado que se suman a la declaración de principios de banca responsable de la ONU. La declaración se firmó ayer en Nueva York por parte de los máximos responsables de 130 entidades financieras de todo el mundo -un tercio del sistema financiero mundial que supone 47 billones de dólares en activos- en presencia del secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

CaixaBank, Bankia, BBVA, Sabadell, Cajamar, Santander y Abanca son las entidades financieras que se han comprometido a respetar dichos principios.

Estos Principios tienen como objetivo enfocar la actuación del sector financiero hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y los Acuerdos de París contra el cambio climático.

Las entidades financieras desarrollan un rol crucial para respaldar y acelerar la transición hacia una economía y un modo de vida más sostenibles, gracias a su función clave como proveedores de financiación a nivel mundial. Además, los Principios de Banca Responsable proporcionan el marco para el sistema bancario sostenible del futuro y ayudan al sector a plasmar su contribución positiva a la sociedad.

Los Principios fueron definidos a finales de 2018 y estuvieron sometidos a un proceso de consulta pública hasta el pasado mes de mayo. En ese periodo, entidades de todo el mundo que se ha ido perfilando hasta culminar en el documento final que se ha lanzado hoy en la sede central de Naciones Unidas.

Iniciativa Financiera de ONU Medio Ambiente (UNEP FI por sus siglas en inglés) supone el compromiso global por la acción climática y la sostenibilidad ha sido apoyado un tercio del sector bancario global que representa un volumen de 47 billones de dólares en activos.


Trabajar bajo principios de sostenibilidad supondrá una inversión de 12 billones de dólares y la creación de 380 millones de puestos de trabajo en todo el mundo


La carta reconoce “el papel crucial de la banca en la sociedad”, así como su “propósito para ayudar a desarrollar economías sostenibles y poner a disposición de las personas más herramientas para que puedan aspirar a un futuro mejor”. “Por ello”, continúa la declaración,“nos comprometemos con las ambiciones definidas en los siguientes principios”:

1.- Alineamiento. Alinearemos nuestra estrategia de negocio para que sea coherente con las necesidades de las personas y los objetivos de la sociedad, tal y como se enuncian en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París sobre Cambio Climático y los marcos nacionales y regionales pertinentes.

2.- Impacto y fijación de objetivos. Ampliaremos los impactos positivos, reduciremos los negativos y gestionaremos los riesgos sobre las personas y el entorno, derivados de nuestra actividad, productos y servicios de manera continua. Con este propósito, estableceremos y publicaremos objetivos donde podamos tener los impactos más significativos.

3.- Clientes. Trabajaremos de manera responsable con nuestros clientes para fomentar prácticas sostenibles y actividades económicas que generen prosperidad compartida, tanto para las generaciones actuales como las venideras.

4.- Grupos de interés. Consultaremos, involucraremos y colaboraremos proactivamente con los grupos de interés relevantes para alcanzar los objetivos de la sociedad.

5.- Gobierno y cultura. Pondremos en práctica nuestro compromiso con estos principios a través de modelos efectivos de gobernanza y la promoción de una cultura de banca responsable.

6.- Transparencia y responsabilidad. Revisaremos periódicamente la implantación individual y colectiva de estos principios e informaremos de una manera totalmente transparente sobre los impactos positivos y negativos de nuestra actividad y nuestra contribución a la consecución de los objetivos que establezca la sociedad.

El sector bancario privado puede verse beneficiado de su inversión para contribuir a la transición ecológica y, según datos de Naciones Unidas, se estima que el ahorro y los ingresos derivados de las estrategias para la consecución de los ODS podrían alcanzar los 12 billones de dólares, creando 380 millones de nuevos puestos de trabajo hasta el año 2030.

Suscríbete a nuestra newsletter