X Jornada sobre el sector bancario español

“Cuanto antes se resuelva la incertidumbre política más favorable será para la economía”

El gobernador del Banco de España defiende que las medidas tomadas por el BCE "han tenido y seguirán teniendo efectos positivos" sobre la economía de la eurozona

“Con la prudencia con la que corresponde responder. Es evidente que la incertidumbre no es buena para la economía y en la medida en la que se resuelvan las incertidumbres políticas, más favorable será para la economía”, así ha respondido Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, ante la convocatoria de unas nuevas elecciones en noviembre.

En una jornada organizada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) sobre la rentabilidad del sistema bancario, Henández de Cos ha afirmado que la incertidumbre política en España se une a las incertidumbres internacionales y que cuanto antes se resuelva, mejor irá la evolución económica del país. Ha realizado estas declaraciones en el turno de preguntas donde se ha pedido su opinión sobre la afectación que tendrá la convocatoria de elecciones sobre la marcha de la economía española.

El gobernador del Banco de España ha expuesto durante la conferencia que el contexto internacional “se ha tornado más desfavorable en el último año, con una desaceleración del crecimiento y, en especial, de los intercambios comerciales” debido, en gran medida, a las incertidumbres que generan la salida de Reino Unido de la UE y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, así como al estado de algunas economías de la zona euro como Italia y Alemania.

Señala que el sector manufacturero es de los que más ha sufrido, pero que la desaceleración se está expandiendo al sector servicios lo que “es indicativo de un aumento del riesgo de que se produzca una ralentización mayor de la actividad global”.

Por todo ello, las previsiones de crecimiento realizadas por el Banco Central Europeo (BCE) se revisaron a la baja. En concreto, se proyecta un crecimiento del 1,1 % y del 1,2 % para 2019 y 2020. A lo que se suman “unas proyecciones de inflación a medio plazo igualmente revisadas a la baja y alejadas de niveles que podamos considerar compatibles con el mandato de estabilidad de precios del BCE”.

Medidas del BCE

En este contexto, ha explicado Hernández de Cos, que el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo se reunió la semana pasada para aprobar un paquete de medidas con el que “contrarrestar el deterioro en las perspectivas de crecimiento y de inflación”. Entre las actuaciones del BCE se encuentra la rebaja de 10 puntos básicos en el tipo de interés de la facilidad de depósito que se situó en el -0,50 %, y reforzar su forward guidance sobre los tipos de interés al indicar que estos se mantendrán en los niveles actuales, o inferiores, hasta que se observe una “convergencia sólida” de las perspectivas de inflación hasta un nivel “suficientemente próximo”, aunque inferior, al 2 %.

El BCE acordó, además, reanudar las compras netas en el marco de su programa de compra de activos, a un ritmo mensual de 20 mm de euros a partir del 1 de noviembre y sin un límite temporal definido. Con el objetivo de mantener unas condiciones de financiación bancaria favorables, también se modificaron las condiciones de la nueva serie de operaciones trimestrales de financiación a largo plazo con objetivo específico (TLTRO III), eliminando el diferencial de 10 pb que se había establecido sobre los tipos de interés aplicados a estas y ampliando su plazo de vencimiento de dos a tres años.

Finalmente, con el fin de favorecer la transmisión de la política monetaria a través de las entidades de crédito, se anunció el establecimiento de un sistema de dos tramos para la remuneración de las reservas (two tier system), de forma que a una parte del exceso de liquidez mantenido por las entidades no se le aplicará el tipo de interés negativo de la facilidad de depósito.

“La investigación económica muestra que estas medidas han sido efectivas en el pasado reciente a la hora de relajar las condiciones financieras y favorecer la actividad crediticia”, ha señalado el gobernador del Banco de España quien ha añadido que el nuevo paquete de medidas “impulsará la actividad económica del área del euro en un contexto de elevada incertidumbre y favorecerá la convergencia de la inflación hacia niveles acordes con el mandato del BCE”.

Intereses negativos

Respecto a los tipos de interés negativos ha expuesto Hernández de Cos que “no podemos descartar que el mantenimiento de tipos muy reducidos durante un período adicional potencialmente amplio pueda acabar teniendo alguna consecuencia negativa sobre el canal bancario de trasmisión de nuestra política monetaria”.

En este sentido, apunta que las medidas mitigadoras puestas en marcha por el BCE, en forma de remuneración escalonada del exceso de liquidez, tienen como objetivo “paliar el impacto negativo sobre la rentabilidad bancaria del nuevo recorte en la remuneración de las reservas y asegurar así el carácter expansivo sobre la actividad y la inflación de reducciones adicionales de los tipos de interés en el contexto actual”.

Por último, ha recalcado el gobernador del Banco de España que “la evidencia empírica demuestra que las medidas tomadas por el BCE han tenido y seguirán teniendo efectos positivos” sobre la economía de la eurozona pero que “a la gobernanza de la Unión Económica y Monetaria le falta una pata y es la de la Unión Fiscal”.

Suscríbete a nuestra newsletter