La desaceleración afecta a la actividad de la industria del metal

Informe de Coyuntura del segundo trimestre del año realizado por Femeval

Archivado en: 

El empleo en el sector de reparación de vehículos creció durante el segundo trimestre del año

Aunque el empleo se mantuvo estable, la ralentización de la economía ya deja sentir sus efectos sobre la industria del metal. Así se desprende del Informe de Coyuntura hecho público por la Federación Valenciana del Metal, Femeval.

La patronal metalúrgica de la Comunitat Valenciana subraya que si bien el empleo se situó a la puerta de los 200.000 puestos de trabajo en el segundo trimestre del año, un 3,5% más que en el ejercicio anterior, se aprecia una moderación de la actividad.

En total, las empresas asociadas a Femeval mantuvieron 199.771 empleos que suponen un crecimiento del 3,5% respecto al mismo periodo de 2018, e igualar la cifra récord de ocupación de hace una década.

Por ramas de actividad, la industria mantuvo los 104.671 empleos del primer trimestre. El comercio al por mayor creó 2.100 puestos de trabajo situándose en 27.600 personas empleadas, y la venta y reparación de vehículos sumó 800 nuevos puestos con lo que alcanzó los 36.300 ocupados.


El empleo en el sector creció un 3,5% y la actividad aumentó en el segundo semestre del año un 4,2%


El peor dato lo registran las instalaciones del metal al acusar un descenso de 34.100 a 31.400 empleos. Por su parte, y frente a la caída del -2,2% de la producción industrial estatal, la actividad del metal de la Comunitat Valenciana aumentó en un 4,2% de abril a junio. No obstante, este indicador supone una moderación del crecimiento del 11,1% experimentado en el segundo trimestre de 2018 y del 11,5% de los primeros meses de este año.

Por subsectores, se produjo un estancamiento del material de transporte y de transformados metálicos y aumentó la actividad en un 14% de la fabricación de maquinaria y equipo mecánico y un 25,2% la de material y equipo eléctrico, electrónico y óptico.

Según destaca el presidente de Femeval, Vicente Lafuente,con toda la cautela que exige la incierta situación mundial, la golpeada eurozona, así como la inestabilidad política de España, estos resultados constatan que el metal se resiste a dejarse llevar por el pesimismo. No obstante, esta puja por seguir siendo locomotora de crecimiento, también requiere del despliegue de reformas estructurales de calado urgentes para evitar un frenazo que paralice esta inercia. Medidas que flexibilicen mercados, mejoren la competitividad empresarial, estimulen la creación de empleo y la inversión privada, eliminen la burocracia innecesaria, eleven la eficacia de la Administración y aseguren una buena calidad del sistema educativo y de innovación”.


Fuerte crecimiento de las exportaciones a Canadá y Estados Unidos. Las medidas proteccionistas de Trump tienen menos impacto del previsto


Otro buen dato lo constituyen las exportaciones que consolidan su tendencia al alza al crecer en un 6% de enero a junio. En el primer semestre alcanzaron los 6.114 mnillones de euros, lo que supone el 38% de las exportaciones de la Comunitat Valenciana.

Los productos exportados que más crecieron con un 26% de incremento fueron los aparatos y material eléctrico, así como la maquinaria. Sobre los destinos, destacan las exportaciones a Canadá (un 638%) y a EE.UU. con un 47%, lo que apunta que los efectos de las medidas proteccionistas de Trump se están diluyendo.

Alemania sigue siendo el principal mercado, con más de 1.200 millones de euros en exportación. Francia, quinto cliente, sin embargo presenta un descenso del 23%.

Las empresas valencianas otorgaron una nota media del 6,8 a la situación económica actual. Por subsectores, la valoración más elevada es la de los subsectores de industria e instalaciones con un 7, seguidas por el 6,6 del comercio del metal. La venta y reparación de automóviles vuelven a conceder la menor nota con un 5,9 por las dudas que plantea el sistema de combustión a medio plazo.


La industria del metal sigue careciendo de mano de obra cualificada


Sobre los factores limitadores de la actividad de las empresas que señala el informe de Femeval, un 62% apunta la falta de mano de obra cualificada, el 50% los elevados costes laborales -a pesar de que según el INE la C. Valenciana es una de las que presentan menores costes laborales en todo el país-, la débil demanda interior recibe un 36% y un 30% la escasa financiación autonómica.

Asimismo, un 20% considera problemático tanto el déficit tecnológico y bajo nivel de innovación como la escasa dimensión de las empresas valencianas.

“Las expectativas de negocio se mantienen en un terreno totalmente neutro y expectante desde hace más de año y medio”. En cuanto a creación de empleo y evolución de inversiones, lasempresas metalmecánicas continuamos a la espera del desenlace de acontecimientos como el Brexit y del alcance de la incertidumbre que provoca la situación política y económica mundial, europea y nacional”, destaca el presidente de Femeval.

Suscríbete a nuestra newsletter