Clos de Lôm Malvasía triunfa en los Asia Wine Trophy

Los vinos de la bodega dels Alforins llevan menos de un año en el mercado

El Clos de Lôm Malvasía 2018, el único blanco que por el momento la bodega de Fontanars tiene en el mercado, acaba de conseguir su cuarta medalla de Oro internacional desde que en el pasado mes de abril se presentara en el mercado.

Esta vez ha sido en los Asia Wine Trophy, el mayor concurso de vinos que se celebra en Asia (esta vez en Corea del Sur) y en el que han concurrido casi 4.000 vinos.

Organizados por Berliner Wine Trophy, este certamen es la principal referencia de los europeos para el mercado asiático, el que más potencial tiene y el que más está creciendo, de ahí que se den cita lo mejor de lo mejor en este evento.

A este Oro se sumaron previamente los oros de Mundus Vini hace apenas una semana, el Oro del Challenge de Francia y el Bachus de Oro en España. Además, la revista Decanter le otorgó un Bronce.

En la presentación de la bodega en la DOP Valencia el pasado mes de abril ya se anunciaba que Clos de Lôm nacía sin complejos y fruto de un largo proceso de investigación y elaboraciones experimentarles en lapropiedad familiar de Fontanars.

Entre las apuestas más arriesgadas, a juicio de la crítica, estaba este blanco de malvasía, un blanco de añada que quería competir con los mejores blancos de España prestigiando la malvasía mediterránea en solitario y sin envejecimiento en madera. Todo un reto que asumió el responsable técnico, Pablo Ossorio, “porque la calidad de la uva que tenemos es una garantía de que íbamos a tener algo único, diferente y que rompería prejuicios”, dice.

La relación de suelos, altitud y distancia al Mediterráneo se han conjurado en positivo en esta finca dos veces centenaria de las Tierras dels Alforíns, zona que se está ganando la fama de ser la “Toscana valenciana”.

La finca tiene caracterizados hasta 55 pequeños “Crus” que la bodega maneja con habilidad para situar la colección de variedades en su lugar justo. Así, la malvasía de Clos de Lôm mantiene un equilibrio poco común de acidez y dulzor sin perder la nariz que la posibilitan para viajar sola a las botellas.

El resultado es un vino que hoy es el blanco de éxito de la temporada entre los vinos con DOP Valencia.

Suscríbete a nuestra newsletter