¿Un hotel puede ser solo para adultos?

N. Montes (Hosbec): “Existe oferta de sobra. Nadie se puede sentir discriminado”

La representante de Hosbec reconoce que no hay una base legal para establecer restricciones a la hora de acceder a un hotel por razón de edad

Imagen: E3

El 5 % de los hoteles españoles son ‘solo para adultos’, según datos ofrecidos por la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), y aunque no existe una normativa específica relativa a este sector, el artículo 14 de la Constitución contempla que los españoles no podrán sufrir ‘discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición personal o social’. Si nos centramos en la Comunitat Valenciana, y según los datos facilitados por Hosbec, “de nuestros asociados tenemos contabilizados 15 establecimientos que se comercializan en el régimen de adultos only”, afirma su secretaria general, Nuria Montes.

“Hoy en día, la especialización va por esta vía. Al final, el mercado turístico es muy grande tanto en número de establecimientos como en tipología de clientes. Con lo cual, hay  mercado para todo el mundo y nadie se puede sentir discriminado porque 15 establecimientos de 250 asociados se hayan especializado en un mercado para mayores de 16 o de 18 años. Existe oferta más que de sobra para el resto”, puntualiza la representante de Hosbec.

A pesar de todo, reconoce que “es cierto, tenemos que reconocer que la legislación vigente no permite ninguna discriminación en un establecimiento público y no olvidemos que los hoteles son establecimientos públicos, por razón de edad, por lo tanto, no hay una base legal para establecer este tipo de restricciones o de prohibición al acceso”.

Por ello, continúa Nuria Montes, “los establecimientos hoteleros adaptan sus estrategias comerciales a las nuevas necesidades del mercado con el apellido ‘adult only’ u hotel para adultos. Esto significa que se trata de un hotel donde no es que esté prohibida la entrada de niños, sino que no hay facilidades para ellos: no hay actividades, tampoco tienen bonificaciones, no hay precios especiales, no hay cunas, tronas… Es decir, no hay nada que haga agradable la estancia de un niño en el hotel”, concreta.

Además, la representante de Hosbec añade también que tampoco existe la posibilidad de que un niño comparta habitación con dos adultos, “ya que estas son solo para dos personas” y tampoco  hay camas supletorias. “Los hoteles no tienen la obligación de tenerlo”, precisa.

En definitiva, y según afirma Nuria Montes, “los hoteles no pueden prohibir la entrada a menores pero no están obligados a tener servicios adicionales para los niños”.

Hosbec cuenta con más de 250 establecimientos asociados y quince de ellos –“casi todos ellos están en la provincia de Alicante y su categoría más estandarizada es la de cuatro estrellas, aunque hay alguno de tres estrellas que también trabajan esta estrategia de marketing”, incide Nuria Montes- tienen una estrategia comercial basada en ese mercado de adultos o al menos para mayores de 16 años “porque no en todos los casos ‘la prohibición’ es para mayores de 18 años. Hay algunos casos que es para mayores de 14 años”, puntualiza.

En cuanto al perfil de los que acuden a este tipo de establecimientos, según la propia opinión de Nuria Montes, “ya que no se ha hecho ningún estudio sociológico al respecto, lo normal es que sean parejas sin hijos a partir de los 40 años, tanto homosexuales como heterosexuales. Se trataría de personas que ejercen profesiones liberales, con un poder adquisitivo por encima de la media y son los hoteles de cuatro y cinco estrellas los que normalmente trabajan este segmento”. Además, recalca también que no es habitual que elijan este tipo de establecimientos los padres que tienen hijos y viajan solos. De todas formas, “también sabemos que hay personas que después de llevar una estresante vida compartida con sus pequeños feliz y satisfactoria eligen, para sus vacaciones, un entorno más tranquilo”, destaca.

Tampoco ‘homosexuals only’

Y tal y como nos confirma Nuria Montes, “tampoco se puede decir que haya hoteles para homosexuales ya que no te pueden prohibir la entrada a un hotel por ser heterosexual y tampoco al revés. Lo que sí que es cierto, -señala la representante de Hosbec- es que hay hoteles especialmente enfocados a un público homosexual. Con lo cual, si un hetero va a entrar y no le gusta ese tipo de ambiente, que sepa que se lo va a encontrar y no podrá reclamar porque es su enfoque comercial y va dirigido a un determinado segmento de mercado. Lo mismo con los hoteles familiares, se trata de establecimientos que han dirigido su estrategia comercial a familias con niños pequeños y que cuentan con un gran cantidad de actividades para ellos, Por lo que, aquella persona que no tenga hijos y que además no le gusten los niños no lo elegirá como su destino prioritario de vacaciones. Y la misma situación se daría con aquellos hoteles que admiten perros”, especifica.

Suscríbete a nuestra newsletter