La información económica de los líderes

La restricción del alquiler de estancias cortas supondría pérdidas de 500 millones

La Avaec sostiene que la regulación que pretende el Ayuntamiento de València supone el cese del 90% de las VUT

Archivado en: 

Representantes de la Asociación de Viviendas de Alquiler para Estancias Cortas de Valencia (Avaec) han trasladado sus inquietudes al concejal de Turismo del Ayuntamiento de València, Emiliano García, por los planteamientos restrictivas sobre la actividad. En su opinión, dicha postura tendría “unas consecuencias muy graves no solo sobre el sector turístico sino también sobre el conjunto de la economía de la ciudad”, afirma la asociación en un comunicado.

Según la Avaec, la regulación municipal sobre las viviendas de uso turístico (VUT) abocan a la desaparición del 90% de este tipo de alojamientos. Dicha organización representa tanto a particulares como a gestores profesionales de viviendas para estancias cortas que, agrega la nota, dan respuesta “a una tendencia imparable en todo el mundo, puesto que cada vez son más las personas que eligen este tipo de alojamiento cuando se desplazan por diferentes motivos”. 

Según la asociación, la regulación que plantea el Ayuntamiento de València -consideración como uso terciario y limitaciones en cuanto a ubicación en primera planta o planta baja y acceso independiente- abocaría al cierre de la práctica totalidad de las viviendas de alquiler para estancias cortas.

Este cese de actividad, asegura Avaec, tendría graves repercusiones tanto sobre los propietarios particulares como sobre los gestores de VUT, que, cumpliendo la legislación vigente en el momento de su puesta en marcha, se lanzaron a hacer una importante inversión para adecuar sus inmuebles a estos fines.


Avaec argumenta que este tipo de turista gasta un 30% más que uno alojado en hotel


El comunicado recuerda que la mayoría de los propietarios que alquilan de este modo sus viviendas decidieron hacerlo en un escenario de crisis, tras la pérdida de su empleo, como fuente de ingresos esencial (que les permite hacer frente a sus gastos ordinarios y, en muchos casos, al pago de una hipoteca) o como un plan de jubilación, sin el que se quedarían si tuvieran que cesar su actividad.

Para la asociación, si cesara la actividad de las VUT se destruirían unos 2.000 puestos de trabajo directos en la ciudad, sin contar los indirectos que genera: limpieza, lavandería, reformas, reparaciones …

Por otro lado, Avaec asegura en el comunicado que los turistas que utilizan este tipo de alojamiento consumen como un vecino normal, comprando en el comercio de proximidad, además de los consumos derivados de actividades culturales y de ocio.

El comunicado recoge datos del INE, según los cuales el pasado año un total de 228.444 viajeros optaron en València por este tipo de alojamiento, lo que generó 768.251 pernoctaciones.

Para Avaec, la spresión de las VUT conllevaría la pérdida de 200.000 viajeros y 550 millones de ingresos en la ciudad procedentes tanto del alojamiento como de otros gastos que se realizan durante la estancia.

Agrega la asociación que según un estudio realizado por la Universidad de Salamanca sobre datos de 2018, los usuarios de vivienda turistica gastan de media un 30% más que los que se alojan en hoteles.

Suscríbete a nuestra newsletter