Se recupera el sector de la construcción

El impuesto sobre construcciones vuelve a alegrar a las arcas municipales

En València recaudaron el año pasado 12,72 millones de euros por el Icio, mientras que en Alicante obtuvieron 4,83 millones y en Castellón 2,87

Archivado en: 

Un signo de la recuperación del sector de la construcción es la recaudación que los municipios hacen por el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (Icio). Se trata de un tributo establecido por los ayuntamientos que deben pagar aquellos que realicen cualquier construcción que precise de licencia de obras o urbanística.

La actividad constructora cayó consecuencia de la crisis inmobiliaria. Aquí en la Comunitat Valenciana supuso que la compraventa de viviendas pasará de las más de 110.000 transacciones en 2007 a las 45.546 en 2013, la cifra más baja durante el periodo de crisis. Los efectos de ésta aún podemos verlos si paseamos por zonas como el Parc Central de Torrent o el municipio de Siete Aguas, donde todavía quedan edificios a medio construir y los llamados ‘barrios fantasma’.

Pese a ello, la situación ha mejorado para el sector del ladrillo. Desde el mínimo registrado en 2013, la compraventa de viviendas, tanto nuevas como usadas, ha ido creciendo en la región hasta situarse en las 78.800 en 2018, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Recaudación del Icio

Además de las transacciones de inmuebles, otro signo que muestra la recuperación del sector es la recaudación del Icio por el incremento tanto de construcciones nuevas, como de obras de rehabilitación, así como reformas. Los ingresos de los principales municipios de la Comunitat Valenciana por este impuesto han ido aumentando en los últimos años.

De este modo, las tres capitales de provincia han visto como sus arcas se incrementaban por lo recaudado en el impuesto sobre construcciones. València es la que más ingresos ha tenido por el Icio, obtuvo 12, 72 millones de euros en 2018, 8,24 millones más que en 2017, y cerca de los 14,3 millones registrados en 2008 antes de la crisis. Este año, el Ayuntamiento de València ya ha recaudado más de 9 millones de euros, con lo que podría llegar a superar la cifra registrada el año pasado.

Por su parte, Alicante es la segunda en ingresos por el Icio con 4,83 millones de euros recaudados en 2018. Antes del estallido de la burbuja inmobiliaria la cifra se situaba en los 6,4 millones de euros registrados en 2006. Las previsiones para este año sitúan la recaudación del Icio en los 4,92 millones de euros.

Castellón de la Plana también sigue está tendencia de crecimiento en su recaudación por el impuesto sobre construcciones. Obtuvo el año pasado 2,8 millones de euros frente a los 1,7 millones de 2010. En 2006, previo a la llegada de la crisis económica, el consistorio de la capital de la Plana recaudó 12,8 millones.

La comparativa de los últimos años en las tres capitales refleja la recuperación económica del sector de la construcción, con una evolución positiva de la recaudación por obras mayores -que afectan a elementos estructurales- y obras menores.

Los municipios siguen la tendencia de las capitales 

Esta tendencia se repite en el resto de grandes municipios. En la provincia de Valencia vemos como, por ejemplo, Torrent obtuvo en 2018 casi 1,6 millones de euros, el triple de lo que consiguió en 2016 (428 mil euros), aunque aún lejos de lo recaudado antes de la crisis. En 2008 conseguía ingresar por el Icio más de 3,6 millones de euros. La previsión para este año es de 1,92 millones.

Misma línea sigue Gandía, que desde el año 2014 ha experimentado un incremento en sus ingresos por el impuesto sobre construcciones. Ese año registraba 376 mil euros, 2,93 millones menos que los conseguidos en 2008. El año pasado la cifra creció hasta los 816.000 euros y este año, hasta el 31 de julio ya se han recaudado 906 mil euros.

En Xàtiva la situación se agravó hasta llegar incluso a cifras negativas de recaudación en 2009 donde se registraron -176 mil euros. Una caída de 2,5 millones en los ingresos por el Icio desde el 2007. La situación se ha revertido, pero aún está lejos de llegar a los 2,35 millones registrados ese año. La recaudación en 2018 fue de 414 mil euros y a fecha de junio de este año, los ingresos ascienden a 204 mil euros.

En la provincia de Alicante, un caso especial es el de Benidorm que este pasado recaudó casi 3 millones de euros, una cifra que supera a la conseguida en 2008 que fue de 985 mil euros. Es decir, en Benidorm la recaudación del Icio es superior a la registrada en el periodo antes de la crisis. Explican desde el consistorio que esto es debido, en parte, a que se produjo en 2017 un cambio en el gravamen del Icio, que pasó del 2% al 4%, lo que “influye en la recaudación por este concepto”.

Por último, en Castellón hacer mención a Vila-real, donde según explica su alcalde José Benlloch (PSPV), en el año 2007, los ingresos del Ayuntamiento por el Icio superaron los tres millones de euros, frente a los apenas 300.000 que se recaudaron en 2011, “una diferencia abismal que da cuenta de la difícil situación por la que atravesó el sector”.

“Conscientes de estas dificultades, en 2012 decidimos eliminar el Icio durante un año como gesto y medida de estímulo para atraer nuevas inversiones; cuando lo recuperamos, en el 2014, lo situamos en el nivel más bajo de la provincia, el 2%”, expone el alcalde.

En 2018 recaudaron en Vila-real 315 mil euros por el Icio, lejos de los casi 4 millones registrados en 2008. “No vamos a volver a los niveles precrisis, pero sí se advierte una estabilización y una dinamización de las inversiones, sobre todo de carácter industrial, fruto también de nuestro Plan de Reindustrilización local, por la que vamos a seguir trabajando”, concluye Benlloch.

Suscríbete a nuestra newsletter