El ‘boom’ de los pagos con smartphones aboca al dinero físico a la desaparición

El ‘boom’ de los pagos con smartphones aboca al dinero físico a la desaparición

El dinero físico camina hacia  la desaparición en un «futuro no muy lejano». Eso es, al menos, lo que opina el 59% de los españoles según la Universitat Oberta de Catalunya. Un escenario que parece fácil de imaginar si, al tiempo que ya hay una mayoría que le ha puesto caducidad al dinero en efectivo, hay un sector de la población, los millenials, que se han olvidado de monedas y billetes para optar por métodos de pago acordes a la era tecnológica actual. El 80% de esos millenials pagan ya con tarjeta…y con móvil.

Y es que hay que ir prestando mucha atención a las aplicaciones móviles ya disponibles para efectuar compras o transferir dinero. ApplePay, SamsungPay o GooglePay se han unido al consolidado Paypal como métodos loables y con garantías para los más jóvenes. De hecho, y a la vez que el Banco Central Europeo ha comenzado a retirar billetes de 500 euros, los pagos con smartphones alcanzan ya un volumen de 1.700 millones de euros en España. “Está creciendo a un ritmo importante”, afirma Gázquez-Abad.

La mayoría de jóvenes alude a la comodidad y a la rapidez del pago con tarjeta –o móvil- en comparación con el pago con cash. Sobre todo desde que se implantara el contactless, que ha permitido agilizar el proceso. Juan Carlos Gázquez-Abad, profesor de Estudios Economía y Empresa en la Universitat Oberta de Catalunya, añade a lo anterior: “Genera seguridad en el contexto físico al evitar los robos de dinero en metálico en tiendas o supermercado”.

Comodidad, rapidez y seguridad: los pilares que han llevado a las transacciones con dinero digitalizado a la supremacía en España. Pilares que se han ido asentando desde que en 1978 el Banco Bilbao emitiera la primera tarjeta del país y que, hoy, 41 años después, ha adelantado por la derecha al dinero en metálico como principal forma de pago.

Es una cuestión, también, de modernización. España tiene uno de los ratios más elevados de Europa en cuanto a número de móviles por habitante. Es decir, es un país que ha abrazado la tecnología en general y todo lo que puede aportar un teléfono móvil en particular. Eso, por una parte. Por otra, hay todavía muchos establecimientos que no aceptan pagos con tarjeta, ergo tampoco con teléfono móvil.

Justo por eso, y por más,  Antonino Martín, profesor de Economía en la Universidad de Alicante, no está de acuerdo en eso de que el dinero físico va a desaparecer en un futuro no muy lejano. “A  10 o 15 años vista, creo que seguiremos teniendo dinero para manejar porque un 51% todavía no es demasiado”, explica. Ahora bien, “si hablamos a largo plazo, quién sabe, porque en economía y en todo están cambiando tanto las cosas y tan rápido”, sentencia.

A la vez que argumenta que el cash no tiene todavía fecha de caducidad, explicando que ese dinero en metálico es la base de una economía sumergida que sigue siendo “un mercado importante”, Martín reconoce como normal el hecho de que los pagos con tarjeta superen ya a los de en metálico. “Lo extraño es que esto no haya ocurrido antes en España porque en los 80 ya había cajeros automáticos en los que se podía sacar dinero y consultar el saldo”.

De momento, los pagos con tarjeta ya han tomado la delantera. Y todo parece indicar que las transacciones completadas mediante pago con smartphones han llegado para quedarse. El futuro es incierto, mas ambos métodos, complementarios entre sí, podrían suponer el principio del fin del dinero en efectivo.

También están asomando con fuerza las criptomonedas, como Bitcoin, o los sistemas monetarios alternativos al tradicional y hegemónico, como la iniciativa de Facebook bautizada como Libra. Otro jaque -más- a monedas y billetes, a los que siempre les quedarán los coleccionistas en caso de extinción.

Emergencia Climatica Vicente Ferrer
curso KPI Economia 3
CEU Grado junio

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.