La información económica de los líderes

En la Comunitat habrán 98 plazas más para residentes de medicina

El peaje del MIR

Las academias de preparación para el MIR consideran un "síntoma positivo" el aumento de plazas pero no esperan mayor afluencia de alumnos

Archivado en: 

Residentes de medicina durante su formación en el Hospital Universitario Doctor Peset de València. Foto: GVA.

El día a día de un estudiante está plagado de exámenes. De la mayoría nos olvidamos nada más hacerlos, sin embargo, hay dos o tres de ellos que dejan huella. Para los médicos, el MIR es una de estas pruebas que marcan la vida. Un test obligatorio para ejercer la profesión en España que no cuenta con un temario definido y que cada año deja fuera a miles de estudiantes que no acceden a formarse en una especialidad.

Para afrontarlo, la mayoría de los egresados en medicina deciden acudir a una de las cuatro academias privadas que ofrecen cursos de preparación para el MIR en el país, un peaje que han de pagar para convertirse en médicos ya que la experiencia de estas entidades ofrece más oportunidades al alumno de acceder a una plaza de residente. Son la única opción, más allá del auto aprendizaje, para estar preparado para el examen.

“No saca mejor nota el alumno que más sabe de medicina, sino aquel que mejor conoce el examen MIR. De ahí, la importancia que tiene la academia como guía y sostén”, expone Jorge Díaz, uno de los responsables de Grupo CTO, multinacional que ofrece formación a estudiantes del ámbito sanitario.

Aumenta en 715 las plazas del MIR

Los estudiantes tal vez puedan respirar un poco más tranquilos ya que esta semana anunciaba el Ministerio de Sanidad el aumento de un 10,5% de la oferta MIR para 2020 hasta las 7.512 plazas, 715 más que en la convocatoria anterior, lo que la convierte en una de las ofertas de plazas más numerosa de la historia reciente.

Sin embargo, según las estimaciones del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), al examen MIR que tendrá lugar entre la segunda quincena de enero y la primera de febrero del 2020, está previsto que se presenten más de 16.000 personas con lo que más de la mitad de ellas quedaría sin plaza. “Cada año aumenta en alrededor de 1.200 personas el número de estudiantes que se presenta”, expone Laura Martínez, presidenta de CEEM, quien, pese a todo, ve positivo el aumento de plazas y espera siga creciendo en los próximos años.

Añade que el incremento anunciado por el Ministerio de Sanidad se ha hecho “con cabeza”, dando más plazas a aquellas especialidades donde hacen falta profesionales como es el caso de la medicina de familia o la pediatría. “Están planificando a cuatro años vista teniendo en cuenta la demografía médica”, indica Martínez.

En la Comunitat se ofrecerán 98 plazas más de diferentes especialidades en medicina, de estas, 24 serán para medicina familiar y comunitaria, uno de los ejes prioritarios para la conselleria de Sanidad. En total, la Generalitat ofertará 935 plazas de formación sanitaria especializada en la próxima convocatoria, entre las que se incluyen las de médicos residentes y otras especialidades.

Oferta de academias de preparación del examen

La noticia ha sido recibida con optimismo por las academias que apuntan como un “síntoma positivo” el aumento de plazas aunque reconocen que no influirá en exceso sobre la afluencia de alumnos a sus cursos, una oferta ya consolidada en el mercado. “La buena noticia respecto a las academias es que los alumnos siguen confiando su formación MIR en nosotros”, señala Díaz.

La variedad de cursos que ofrecen las academias hace que el precio cambie mucho dependiendo de la intensidad y horas lectivas que tenga la formación, sin embargo, suele oscilar entre los 1.000 euros los más baratos hasta los 4.000 euros. Señalan desde la academia AMIR que el curso más solicitado por sus alumnos es el de 16 meses con un precio alrededor de los 3.000 euros y que ocupa parte del último curso del Grado de Medicina y unos meses previos al examen MIR.

“Un calendario estipulado, clases con profesores especializados en cada materia y un buen número de herramientas al servicio del alumno”, son las ventajas que a las que apuntan desde AMIR que ofrecen sus cursos. Por su parte, señala Díaz que “el motivo fundamental de estar en una academia es la experiencia que tenemos a la hora de preparar el examen MIR” y que el trabajo del alumno “debe ser guiado en todo momento para que el alumno no se sienta solo y solo tenga que preocuparse de estudiar”.

“Los alumnos se apuntan a las academias porque todo el mundo lo hace. Tienen miedo de quedar por detrás del resto”, indica por otro lado Martínez y expone que las academias “son una herramienta más” para la preparación del MIR. Expone la presidenta de CEEM que una de las reivindicaciones de la asociación es que se establezca un temario cerrado con manuales específicos para facilitar la preparación de los alumnos con lo que además, estos podrían pasar a estudiar por su cuenta sin depender tanto de las academias.

Novedades del MIR

El Ministerio de Sanidad también ha anunciado novedades en el examen entre las que destaca la reducción del número de preguntas y del tiempo del examen. Este próximo año la prueba tendrá una duración de cuatro horas, en lugar de cinco, y se tendrán que contestar 175 preguntas más de 10 de reserva en lugar de las 225 más 10 de reserva de años anteriores.

También se ha realizado un cambio respecto al expediente académico y cómo este influye en la nota del MIR: hasta ahora el baremo en la Facultad se puntuaba de 0-4 y ahora será de 0-10.

Desde las academias ven la medida de reducir el número de preguntas como negativa ya que puede reducir la capacidad discriminatoria de la prueba y, con ella, “la justicia en la elección de plaza”, señala Díaz.

Por su parte Borja Ruiz, director general de AMIR, aclara que el examen ha tenido cambios en los últimos años, algunos positivos como la introducción de las imágenes y otros negativos como la reducción del número de preguntas y el paso a cuatro opciones de respuesta.

Sobre las modificaciones previstas para la próxima convocatoria el director de AMIR asegura que “es positivo el cambio del baremo de 0 a 10 ya que discriminará más” y por el mismo motivo “al reducir el número de preguntas la prueba será menos discriminatoria”. Esta reducción de preguntas no alejará a la prueba de los estándares de este tipo de exámenes a nivel mundial aunque si, como explicábamos la hará menos discriminatoria, explica Ruiz.

Quedan menos de siete meses para la próximo prueba del MIR, tiempo suficiente para prepara el examen, pero como aconsejan tanto las academias como CEEM, es importante compaginar el tiempo de estudio con el de ocio ya que “no se trata de un sprint, sino de una carrera de fondo”. Concluye Martínez que la preparación del MIR también puede ser “una ocasión para reencontrarse con la medicina”.

Suscríbete a nuestra newsletter