La información económica de los líderes

Anticorrupción aumenta la petición de penas para Rato y Olivas en el caso Bankia

Anticorrupción hace caer la mayor responsabilidad en el caso Bankia en Rato y Olivas

La Fiscalía Anticorrupción, que ha presentado este lunes sus conclusiones definitivas en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia, carga especialmente contra el expresidente de la entidad Rodrigo Rato y el expresidente de Bancaja y ex número dos de BFA-Bankia José Luis Olivas, por su “especial responsabilidad”.

Anticorrupción ha elevado su petición de condena hasta 8,5 años de cárcel para Rato, al que atribuye falsedad contable además de estafa a los inversores; para Olivas, la fiscal Carmen Launa endurece su petición hasta 5 años de prisión por la presunta falsedad de las cuentas que empleó el grupo financiero en 2010, año de su integración.

Ambos, señala el escrito, tuvieron una “especial responsabilidad” en que la salida a bolsa se llevara a cabo “sustrayendo a los inversores la información esencial acerca de la verdadera situación patrimonial” de la entidad y su inviabilidad.

El colapso de Bankia, prosigue el ministerio fiscal, “no puede entenderse como algo desligado de la inadecuada gestión precedente de las cajas de ahorro y, en concreto, de Caja Madrid y Bancaja”, al frente de las cuales estuvieron, respectivamente, Rato y Olivas.

Las dos cajas, en las que Launa detecta “deficiencias en la gestión“, se habían lanzado a una expansión crediticia de “alto riesgo“, con una exposición excesiva al sector inmobiliario que, “velada en la época de bonanza económica, desencadenó una grave crisis de solvencia cuando se produjo la crisis financiera” y el consiguiente estallido de la llamada “burbuja inmobiliaria”.

Aunque Rato fue quien “pilotó” el proyecto de BFA-Bankia, como presidente del órgano de administración y principal ejecutivo, Olivas, no solo participó en las decisiones que ocultaron la realidad que subyacía en los estados financieros del grupo, sino que no adoptó las decisiones necesarias para excluir las advertencias debidas en el folleto de salida a Bolsa, según la fuente.

Desde su “privilegiada situación”, a Olivas cabe atribuirle que los deterioros “reales” del grupo inmobiliario, que en su mayoría procedían de entidades bajo su responsabilidad, no fueron puestos en evidencia, añade.

De forma contundente, la Fiscalía Anticorrupción asegura que Olivas, plenamente consciente de la “inconsistencia del proyecto” y de su debilidad financiera, permitió la salida a bolsa “a sabiendas de que los inversores estaban recibiendo una información incompleta e inveraz, que ocultaba la situación crítica de Bankia”.

En esta operativa de ocultación, la Fiscalía incluye el precio de la oferta pública de suscripción (OPS), que “dañaba inexorablemente BFA y el futuro del banco cotizado”.

Anticorrupción describe con dureza el papel simbólico que desempeño Rato al frente de Bankia, una entidad que, “a ojos de buena parte de los inversores minoristas, aportaba el prestigio que le otorgaban sus pasadas responsabilidades en el Gobierno de España y en el Fondo Monetario Internacional”.
El exbanquero encarnó “el ficticio mensaje de solvencia y buenas perspectivas de Bankia, muy alejadas de la realidad’, añade la Fiscal. EFE

Suscríbete a nuestra newsletter