La información económica de los líderes

Singularu prepara nuevos proyectos responsables al cumplir cinco años

La firma valenciana quiere acabar el año con siete millones de euros de facturación

Archivado en: 

Los fundadores de Singularu, Cristina Aristoy y Paco Tormo

Singularu, la firma valenciana de joyería de tendencia fundada por Cristina Aristoy y Paco Tormo, celebra el quinto aniversario de su nacimiento con una facturación en este tiempo de 10 millones de euros, más de 200.000 clientas y alrededor de 400.000 joyas vendidas. Unas cifras que consolidan a la marca en el mercado y que abren la puerta a nuevos proyectos responsables.

Singularu nació en 2014 como marca nativa digital en la incubadora de empresas Demium Startups, y continuó su paso por otras potentes aceleradoras como Conector Spain y Lanzadera. La venta se realizaba únicamente online y se fabricaba a demanda en pequeños talleres de Valencia. La primera tienda llegó en 2017 y hasta hoy, se han consolidado nueve espacios Singularu en Valencia, Zaragoza, Madrid o Barcelona y se tiene prevista la apertura de nuevos locales en Málaga y Sevilla antes de final de año. Sin embargo, la marca apuesta por su ciudad manteniendo la fabricación en Valencia, principalmente.

Aunque su prioridad es el mercado nacional, Singularu ha vendido en este tiempo en 15 países de Europa y Latinoamérica. En este momento, la firma está inmersa en una ronda de inversión con el objetivo de acelerar la expansión en tiendas físicas y la internacionalización de la marca. Su objetivo es alcanzar los siete millones de facturación al cierre de este año.

Los próximos proyectos de Singularu invierten en un crecimiento empresarial con vocación social corporativa. Están en marcha varias propuestas en torno a buenas prácticas empresariales. El medio ambiente, las personas y las clientas son los protagonistas del futuro de esta empresa en sus próximos años. Así, bajo el nombre de Singularu Loves Earth, People & You se amparan diversas iniciativas que parten desde el patrocinio del deporte amateur femenino, a un código de buenas prácticas para todos los colaboradores con la marca o un espacio de apoyo a los nuevos emprendedores.

Desde la firma se colabora con talleres ocupacionales para colaborar con el desarrollo personal de personas con necesidades especiales. Desde estos centros, Singularu trabaja para finalizar el estuchado de producto y su empaquetado para la venta final.

Singularu se propone que el 100% de la plata que utiliza sea reciclada, en una apuesta por la sostenibilidad de los materiales y los procesos de producción. Además insta a proveedores, trabajadore sy colaboradores un código de buenas prácticas en favor de la protección de los derechos de los trabajadores y el entorno.

Por último, la empresa de joyería apoya el talento emprendedor en moda, una forma de devolver la ayuda recibida en sus inicios.

Suscríbete a nuestra newsletter