Datos de Hosbec del primer semestre

València tira del turismo, mientras los trabajadores amenazan con una huelga

Pese a que el escenario de la negociación del convenio colectivo para la provincia de Valencia es "complejo", la patronal Hosbec confía "en breve" sacarlo adelante

Archivado en: 

La ciudad de València arroja unos datos más que positivos en los primeros 6 meses de 2019, superando en 2 puntos la cifra de 2018, con un 76,5% de ocupación media “pese al mal tiempo de semana santa”, han destacado los responsables de la patronal Hosbec, acompañados de los representantes de HosbecValencia y Altur Hosbec Castellón.

En cuanto a las previsiones para verano, los datos ya superan los del pasado ejercicio, con una previsión del 88.4% para julio (un 2% más que en 2018) y un 88.3% para agosto, 4 puntos por encima del 2018.

El primer mercado emisor alojado en los hoteles de HosbecValencia continúa siendo el nacional (35,43 %), mientras que, en el internacional, a pesar del clima de incertidumbre vinculado al Brexit, el mercado británico lidera el ranking (11,24%) seguido por el holandés (8,62%) y alemán (7,91%). “La gran fortaleza que tiene València es que recibe un amplio mercado internacional, muy diversificado”, ha explicado la secretaria general , Nuria Montes.

Sin embargo aunque los datos son buenos y València “progresa adecuadamente”, tal y como han destacado, la patronal no quiere echar las campanas al vuelo y según el presidente Toni Mayor “le queda mucho recorrido por delante”: “Tenemos que captar más estadounidenses, rusos… y romper el hielo para llegar a estar entre los tres grandes destinos de España”. Y es que València sigue siendo la quinta ciudad de España tanto en ocupación como en rentabilidad, por detrás de Madrid, Barcelona, Sevilla o Bilbao.

De hecho, la tarifa media diaria (ADR) en los hoteles de la patronal en València subió a 85,09 euros entre enero y junio, un 6,9% más que en el primer semestre de 2018, y los ingresos por habitación (RevPar) a 61,4 euros (+5,3%).

En cuanto a la previsión respecto al segundo semestre, el presidente de la patronal hostelera ha manifestado que espera tener “entre un 2 % y un 4 % de subida” respecto al pasado curso. Los datos demuestran que València se consolida entre los mercados internacionales, un crecimiento “acompañado por el incremento de viajeros y de destinos del aeropuerto y de los cruceros”.

Según Toni Mayor, las cosas no van tan bien en la costa de la Comunitat, que se nutre básicamente del mercado nacional, puesto que la caída de los mercados alemán y británico en Islas Canarias y Baleares, están haciendo a estos destinos competir con la Comunitat por este segmento. Por tanto se auguran pequeños descensos, más de rentabilidad –que podría llegar a caer un 5%– que de ocupación (-0,2% Benidorm y -3,3% Gandia en el primer semestre).

Benidorm volvió a ser el destino favorito de los británicos de enero a junio, hasta el 42,2% de los visitantes, solo superados por los españoles (46%) y seguidos muy de lejos por los belgas, holandeses e irlandeses, que en cada caso no llegaron a representar ni el 4% del total.

Además, advierten que, de nuevo, “Turquía, Egipto y Túnez se están haciendo fuertes en el mercado vacacional, deseando volver a hacerse con todo el mercado europeo”.

Por su parte, la Costa del Azahar pretende alcanzar el 73,5% de ocupación de la temporada pasada. En cuanto a la provincia de Castellón, su “gran problema” es la estacionalidad y la necesidad de ampliar el espectro de la demanda internacional, “potenciando las conexiones aéreas tendríamos mucho ganado. Castellón tiene muchas posibilidades de crecer en mercados internacionales”, han detallado los hosteleros de Castellón representados en Hosbec (23 establecimientos y 8.000 plazas hoteleras).

Y los sindicatos amenazan con una huelga…

Y todo ello, ocurre mientras se trata de alcanzar un acuerdo para sacar adelante un convenio colectivo en la provincia de Valencia que lleva sin actualizarse desde 2011.

De momento, CCOO y UGT entienden que las negociaciones con la patronal están bloqueadas y anuncian movilizaciones a partir del 31 de julio y una huelga dentro de la temporada de verano, aunque todavía no han fijado la fecha.

Consideran los sindicatos que las posturas siguen alejadas con la patronal en materia salarial y en condiciones de trabajo.

Y es que los empresarios ofrecen una subida del 6% en cuatro años, frete al 15% que reclaman los sindicatos ya que estos llevan congelados desde 2014: “Hemos perdido cuatro puntos de poder adquisitivo”.

Además, los sindicatos reclaman limitar la externalización de puestos de trabajo “a empresas multiservicios que pagan hasta un 40 % menos” y tildan de “inasumibles” propuestas empresariales como el contrato de inicio, suprimir el descanso de un domingo al mes de semana santa a octubre o la desregularización del personal fijo discontinuo.

Por su parte, los hosteleros hablan de vincular la subida salarial al IPC y por ello ven muy alejada la postura de los sindicatos en ese aspecto, aunque Nuria Montes ha calificad de razonables las posiciones sindicales.

No obstante, creen el sector hostelero “no se puede permitir una huelga en estos momentos”, y que se cuentan “con los mimbres adecuados para llegar a un acuerdo en un plazo breve de tiempo “.

Sin embargo, Montes no comparte que Hosbec –con una representatividad de 6.071 plazas hoteleras en la provincia y 355 en camping–, tenga el mismo peso negociador con los sindicatos que otras once entidades del sector menores. Pese a que el escenario de la negociación es muy complejo, los representantes de la sección valenciana de Hosbec creen que será posible alcanzar un acuerdo a corto o medio plazo: “Para desarrollar bien nuestro trabajo necesitamos un marco laboral adecuado, estable y una paz social que solo la firma del convenio colectivo nos garantiza” han asegurado.

Entre los puntos a tener en cuenta, el texto del propio convenio que en muchos aspectos “se tiene que volver a redactar”, ya que está “anticuado” al datar de 2011.

Por su parte, los sindicatos solicitan a las administraciones públicas “implicación” en la mediación del conflicto en ciernes, y también realizan un llamamiento al empresariado para “desbloquear” la situación.

Suscríbete a nuestra newsletter