La información económica de los líderes

El Hospital General instala equipos de radiodiagnóstico donados por Amancio Ortega

En total son cuatro equipos de última generación que incorporan las prestaciones más avanzadas

Un técnico procede a la instalación de uno de los equipos

El Hospital General Universitario de València ha recibido esta semana un nuevo equipo de resonancia magnética y un nuevo TAC para la realización de pruebas diagnósticas en su servicio de Radiodiagnóstico. Ambos equipamientos son fruto de la donación de la Fundación Amancio Ortega tras el acuerdo con la Conselleria de Sanidad para la renovación de equipamiento tecnológico en los hospitales públicos.

Los trabajos de mecánica e instalación de estos nuevos equipamientos está previsto que finalicen la última semana de julio, fecha en la que comenzarán a estar en pleno funcionamiento.

Además de este nuevo equipo de resonancia magnética (RM) de 1’5 tesla y del nuevo TAC de 16 cortes, en septiembre el Hospital General de València contará con otro nuevo TAC de 64 cortes de adquisición propia y en octubre recibirá otro nuevo equipo de RM de la Fundación Amancio Ortega.

En total, estos cuatro nuevos equipos suponen una importante mejora para el servicio que presta el hospital a los pacientes puesto que incorporan mayores aplicaciones, entre ellas los últimos avances en resonancia mamaria, análisis morfológico y funcional cardíaco y vascular, así como técnicas avanzadas de neuroimagen: perfusión, espectroscopía y tractografía.

De este modo, además de una mejora cualitativa, supondrán también una mejora cuantitativa al contar con un equipo más de TAC que el que tenía hasta ahora el hospital, permitiendo la realización de un diagnóstico radiológico individualizado de cada paciente, dado que el servicio público dispondrá de todas las técnicas de imagen necesarias para ello: ecografía de última generación, mamógrafo digital, resonancia magnética, tomografía computarizada y radiología intervencionista.

La llegada de los nuevos equipos viene a solucionar el problema ocasionado por el conflicto entre el Hospital General y la empresa Eresa que hasta el pasado mes de marzo prestaba el servicio en el complejo hospitalario y que supuso el desmontaje de dos instalaciones de resonancia magnética y un TAC.

Suscríbete a nuestra newsletter