La información económica de los líderes

Ha obtenido 115.000 euros en un crowdfunding y espera llegar a 360.000

Rithmi, la startup que podría evitar 25.000 ictus al año, se prepara para despegar

Su proyecto, una pulsera que combina sensores y algoritmos para prevenir los ictus, pasa a la final de los Premios Mapfre a la Innovación Social en la categoría e-Health

Pulsera de la startup Rithmi para prevenir el ictus. | Foto: E3

La final europea de los Premios Fundación Mapfre a la Innovación Social ya tienen su finalista valenciana. La startup Rithmi ha logrado clasificarse para la última fase con el desarrollo de una pulsera inteligente que previene el ictus durante las 24 horas del día y que podría evitar hasta 25.000 ictus al año, según las primeras estimaciones. La innovadora herramienta optará al premió en la categoría de eHealth compitiendo con los dos proyectos que ganen las semifinales en las otras regiones de la competición: Brasil y resto de Latinoamérica.

El ictus afecta en España a 130.000 personas cada año y es la primera causa de mortalidad cardiovascular en la mujer y la segunda en el hombre. Diseñada por un grupo de emprendedores TIC y de cardiólogos, la innovación nace para avanzar en la prevención de estos accidentes cardíacos.

Óscar Lozano, cofundador y CEO de la empresa emergente, destaca la conjugación de disciplinas y conocimientos que ha permitido el desarrollo: “Sin duda ha sido algo muy apasionante donde cada uno de los miembros del equipo hemos aprendido mucho de las otras disciplinas. Yo, por ejemplo, nunca había imaginado que viendo un electrocardiograma podría saber si hay una fibrilación auricular y mi padre, que es médico y cofundador de este proyecto, no imaginaba llegar a saber cómo funciona una ronda de inversión o entender un modelo de negocio”.

oscar-lozano-rithmi

Óscar Lozano, cofundador y CEO de Rithmi. | Foto: E3

La invención radica en una pulsera wearable inteligente y no invasiva que detecta fibrilaciones auriculares, incluso las silentes que no presentan sintomatología. Al detectar una fibrilación, avisa al usuario para que pueda realizarse un electrocardiograma con la propia pulsera, el cual puede ser compartido con su propio médico, con una plataforma de médicos o incluso con un familiar. Lo que mide fundamentalmente es el pulso y sus variaciones. De este modo, hace posible actuar rápidamente en el tratamiento e impedir accidentes cerebrovasculares.

La tecnología de Rithmi utiliza un sensor que mide la intensidad de luz reflejada por la superficie de la piel y de los hematíes que están debajo para determinar el volumen de sangre en cada momento. Con estos datos se puede determinar cuándo se produce cada latido del corazón. Esto, unido al desarrollo de un algoritmo propio capaz de detectar posibles arritmias, permite un seguimiento muy preciso de la salud cardíaca del usuario.

Financiación y salida al mercado

Hace un mes terminaron el estudio en pacientes habiendo alcanzado un 98% de acierto en las detecciones, pero donde más han trabajado en los últimos meses es en la obtención de una señal de mayor calidad desde el dispositivo y en la implementación de inteligencia artificial a los algoritmos. Tras su periodo de test en el Hospital la Fe de Valencia, se prevé que salga al mercado antes de que termine el año y que de el salto internacional en 2020.

Aunque su lanzamiento se planificó en un principio para finales de 2018, una serie de complicaciones en los procesos de certificación han retrasado su puesta a la venta. “La innovación en salud va mucho más rápido que la regulatoria, pero es lo que hay y tenemos que asumirlo”, apunta Lozano.

Sin embargo, el proyecto acaba de recibir dos fuertes impulsos con los que espera despegar en pocos meses. Uno de ellos es la ronda de financiación en la plataforma de crowdfunding Capital Cell, especializada en proyectos de salud. Se han puesto como meta recaudar 360.000 euros, de los cuales ya han conseguido 115.000.


“Motivar a nuestros usuarios a llevar una vida saludable, junto con la detección de la fibrilación auricular, nos podría llevar a evitar en torno a un 80 o 90% de los ictus

“Cualquier persona que quiera sumarse a nuestro proyecto puede invertir desde 500€. Estamos muy contentos porque nos están apoyando desde médicos hasta pacientes que sufren esta dolencia y por supuesto inversores profesionales. Este dinero nos permitirá salir al mercado, poder fabricar las primeras unidades y seguir ampliando el equipo, sobre todo en la parte de marketing, ventas y desarrollo internacional de negocio”, explica el cofundador de Rithmi.

Una vez salga al mercado, la intención —cuenta Lozano— es tomar nota de los propios usuarios de la pulsera para averiguar qué otras funcionalidades les gustaría que tuviera. “Va a ser muy importante  ver cómo conseguimos mejorar la calidad de vida de nuestros usuarios motivándolos a llevar una vida saludable, ya que esto, junto con la detección de la fibrilación auricular, nos podría llevar a evitar en torno a un 80 o 90% de los ictus“, asegura.

Mentoring, coaching y visibilidad ante inversores

Como finalistas de los Premios a la Innovación Social otorgados por Mapfre, Rithmi formará parte de la Red Innova, en la que disfrutarán de distintos canales de promoción de sus proyectos para darse a conocer. Concretamente, recibirán apoyo para comunicar y desarrollar sus propuestas a través de mentoring online y coaching y accederán a un plan de relaciones públicas para potenciar la visibilidad de sus proyectos ante potenciales inversores.

Lozano se muestra muy ilusionado con el logro: “Estamos muy contentos de haber llegado a la semifinal y haber ganado en la categoría e-Heatlh, ya que son unos de los premios más importantes a la innovación y al impacto social, que son sin duda los valores con los que nacimos. Entrar en la Red Innova nos va a ayudar muchísimo para lograr nuestros próximos retos, lo cual es es una carga de motivación extra para todo el equipo y para seguir trabajando por un mundo sin ictus”.

rithmi-premios-mapfre

Fundadores de Rithmi reciben la acreditación de finalistas de los Premios Mapfre a la Innovación Social en la categoría e-Health. | Foto: E3

Las otras dos creaciones que pasan a la final son la madrileña Speakare by Cubeliezer, que propone un sistema de cuidado de mayores en el hogar gracias a la visión artificial y ha resultado ganadora en la categoría Insurtech; y la murciana Navilens en la categoría de Movilidad sostenible y seguridad vial, cuyo sistema de marcadores digitales para proporcionar información útil a personas ciegas le ha valido la clasificación.

Green Urban Data y Fallskip, las otras dos startups valencianas que aspiraban a convertirse en finalistas, finalmente no han podido clasificarse. La experiencia les ha servido de catalizador para seguir desarrollando sus proyectos y como trampolín para atraer apoyos y colaboradores.

La final se celebrará en Madrid el próximo 10 de octubre y acogerá a los nueve proyectos europeos y latinoamericanos seleccionados con mayor potencial innovador para lograr un impacto social que mejore la vida de las personas en tres áreas: salud, movilidad e innovación aseguradora. Todos ellos volverán a defender sus propuestas en la final para intentar alzarse con el galardón, que está dotado con 30.000 euros para cada categoría.

230 candidaturas, 26 semifinalistas, nueve finalistas y tres galardonados

La segunda edición de los Premios Fundación Mapfre a la Innovación Social también persigue promover la creatividad, el emprendimiento y el liderazgo como herramientas para lograr un mundo más justo, además de impulsar valores como la sostenibilidad, la igualdad y la integración.

El comité de evaluación ha seleccionado, de entre más de 200 proyectos presentados, los 26 más innovadores, con mayor capacidad de transformación social y de impacto global, y con un objetivo común: mejorar la salud, el seguro y la movilidad sostenible, tres aspectos esenciales para el progreso social. También ha valorado la capacidad de los interesados para demostrar con pruebas piloto que el proyecto puede ser una realidad.

Suscríbete a nuestra newsletter