Pacto alcanzado entre la UE y Mercosur

AVA: La eliminación de aranceles por Mercosur “hipoteca” el futuro valenciano

Para el 81,7% de las importaciones agrarias se eliminará los aranceles de importación, mientras que para el 17,7% restante se fijará cuotas o preferencias fijas

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVAAsaja) sostiene que el acuerdo que la Unión Europea acaba de firmar con los países de Mercosur -Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay- para liberalizar el comercio entre ambos continentes asestará un duro golpe a la ya de por sí precaria estabilidad del sector agropecuario de la Comunitat Valencina, ya que la mayor parte de sus cultivos más importantes van a verse directamente afectados por las consecuencias de este tratado.

Y es que el pacto alcanzado entre la UE y Mercosur es de largo alcance y afecta de lleno tanto a la agricultura como a la ganadería. No en vano, el acuerdo liberaliza de forma extrema la práctica totalidad de las importaciones agrícolas de Mercosur con destino a Europa y lo hace en los siguientes términos: para el 81,7% de las mismas eliminará los aranceles de importación, mientras que para el 17,7% restante fijará cuotas o preferencias fijas.

Según las informaciones que maneja la entidad, frutos secos, uva de mesa, cerezas o ciruelas entre otros muchos, no pagarán aranceles desde la entrada en vigor del tratado. En el caso de los cítricos, hortalizas, arroz, aceites vegetales o mermeladas se beneficiarán de una reducción arancelaria paulatina durante un período de entre 4 y 10 años. En cuanto a las cuotas, se ha acordado que entren en los mercados comunitarios 60.000 toneladas de arroz orginario de Mercosur sin arancel y otras 180.000 toneladas de carne de ave y 45.000 de miel en las mismas condiciones. El vino, el azúcar y el vacuno también tendrán ventajas similares.

Por tanto, argumentan desde AVA que la inquietud que está generando el tratado con Mercosur entre los agricultores y ganaderos valencianos está más que justificada. “En el ámbito citrícola, tras una campaña de auténtica ruina para los productores, crece la preocupación ante el impacto tremendamente negativo que la entrada de zumos procedentes de Brasil tendrá sobre el papel regulador del mercado en fresco que tiene la industria de transformación, puesto que esa competencia foránea de los zumos se traducirá en mayores dificultades para los productores europeos a la hora de destinar sus cítricos de menor condición y calibre a las plantas transformadoras a unos precios mínimamente razonables. Asimismo, también se contempla una mayor flexibilidad a la hora de aplicar los controles sobre plagas y enfermedades en los cargamentos procedentes de Mercosur”, indican.

El presidente de AVA, Cristóbal Aguado, lamenta que “el tratado no establece mecanismos compensatorios para aquellos sectores que van a verse más afectados ni ningún tipo de garantía. Los países de Mercosur cuentan con grandes explotaciones, con costes de producción sensiblemente inferiores a los nuestros; con otro modelo productivo, en suma, y con esas condiciones tan desiguales es imposible competir”.

Según Aguado, “para la Comisión Europea, los agricultores y ganaderos somos la carne de cañón para que otros hagan negocio a nuestra costa y esta manera de actuar, a medio o corto plazo, será nuestra sentencia de muerte”.

Suscríbete a nuestra newsletter