La información económica de los líderes

Intensa actividad en la capital comunitaria

La Unió reclama en Bruselas el tratamiento en frío para los cítricos de países terceros

Junto a la digitalización en origen de los flujos comerciales se garantizaría la seguridad alimentaria y prevendría la posible entrada de plagas

Cecile Billaiux, Joanma Mesado, Carles Peris y dos funcionarios de la DG Trade. | E3

La Unió de Llauradors ha solicitado en Bruselas que se exija el tratamiento en frío para las importaciones de cítricos de países terceros a la Unión Europea y que se digitalicen en origen anticipadamente los flujos comerciales procedentes de esos países terceros con el objetivo de defender los intereses de los productores de la Comunitat Valenciana.

Carles Peris, secretario general de La Unió y Joanma Mesado, secretario técnico, se han reunido en la capital comunitaria con Cecile Billaux, jefa de Unidad de Acuerdos de Asociación Económica África, Caribe y Pacífico, Países y Territorios de Ultramar de la DG Trade y con responsables de la Representación Permanente de España ante la Unión Europea (José Antonio Zamorano, Susana Humanes y Ana Terreros), para trasladarles diversas cuestiones que preocupan al sector agrario valenciano en relación a los acuerdos comerciales de la UE con terceros países. La eurodiputada valenciana Inmaculada Rodríguez Piñero, del Grupo Socialista, se ha comprometido a realizar estas preguntas en el Parlamento Europeo.

En relación al tratamiento en frío, La Unió ha trasladado a las autoridades europeas que hay que revertir la situación actual por la cual desde 2018 “deja la decisión última sobre el tratamiento a aplicar en el país tercero quien lo comunica a la UE para que lo apruebe, mientras que por ejemplo EEUU nos lo aplica directamente y en el caso de incumplirlo no podemos exportar nuestras mandarinas a sus mercados”. También se nos exige para exportar entre otros a China, Corea del Sur, Japón, Australia, Taiwan o India, etc; o a Sudáfrica así mismo para sus exportaciones a EE.UU. o países asiáticos, pero no a la UE.

tratamiento en frío

Joanma Mesado y Carles Peris, ante las puertas de la Comisión Europea. | E3

La Unió defiende que con ese tratamiento en frío durante el transporte se logra que los agricultores europeos no vean amenazadas sus producciones con plagas de cuarentena como por ejemplo la temida Thaumatotibia leucotreta -desconocida afortunadamente en las plantaciones europeas por el momento- y en este sentido la propia European and Mediterranean Plant Protection Organization (EPPO) -organización intergubernamental responsable de la cooperación en sanidad vegetal de la región euromediterránea- asegura también que se puede destruir la misma con el envío por tratamiento en frío sin necesidad de efectuar tratamientos químicos. De este modo, se logra también que el consumidor europeo consuma cítricos con las máximas garantías al no haberse utilizado productos fitosanitarios. El pasado año se interceptaron 208 envíos en destino a la UE con Thaumatotibia leucotreta procedentes de países terceros donde se encuentra la plaga, un 33% más que en 2017.

Por otra parte, la digitalización en origen de los flujos comerciales de países terceros tendría bastantes beneficios como es el de lograr una mayor transparencia, la planificación del control de inspecciones, la centralización de la información, el seguimiento de volúmenes, la facilitación de la toma de decisiones a la Comisión Europea respecto a posibles desequilibrios de mercado o la habilitación de datos estadísticos para la elaboración de posibles aplicaciones de la cláusula de salvaguarda.

En este sentido, La Unió propone que se aplique a las importaciones de productos agrarios en el ámbito europeo este método de digitalización, alternativo al Certificado de Exportación que supone una traba al comercio. Así, la digitalización en origen puede resultar un sistema más actual, sencillo, de expedición automática y, en definitiva, una herramienta básica de acceso directo para los Observatorios de los productos agrarios que está impulsando la Comisión Europea.

Suscríbete a nuestra newsletter