Sus orígenes se remontan a finales del siglo XVI

Torre Juana: un lugar donde el futuro es el guardián del pasado

IT & IS adquirió hace tres años el histórico inmueble salvándolo de la ruina. Hoy Torre Juana se ha convertido en un edificio inteligente, sede de Alicantec

Andrés Pedreño, cofundador de IT&IS | Imagen: Joaquín P. Reina

La empresa IT & IS adquirió hace tres años el histórico inmueble salvándolo de la ruina inminente. Hoy, superada la primera fase de rehabilitación, Torre Juana, con todos sus años y achaques, se ha convertido en un edificio inteligente, sede de Alicantec y de empresas tecnológicas, y en un lugar emblemático donde celebrar charlas o encuentros relacionados con el mundo digital. Aún hay más. También pretende albergar proyectos educativos que promuevan vocaciones tecnológicas tempranas.

Testigos mudos de un mundo de piratas, aristócratas y labriegos, los férreos muros de Torre Juana han presenciado la historia de los últimos cuatro siglos. Construida a finales del XVI -e integrada en la noble casa que, con posterioridad, se fue levantando en torno a ella- forma parte de las llamadas “Torres de la Huerta”, un conjunto histórico y defensivo disperso por una gran zona agrícola y de viñedos que se extendía en el pasado por los términos municipales de Alicante, Sant Joan y Mutxamel. Su actividad estuvo vinculada durante mucho tiempo a la producción del Fondillón. De las 22 torres, en la actualidad solo quedan 19. La plaga de la filoxera acabó de un plumazo en 1913 con todas las viñas e inició un perido de decadencia que afectó con el tiempo a las familias propietarias de las casas y torres, muchas de ellas, emparentadas con la nobleza española y, en algún caso, con la mismísima Casa de Alba. La presión urbanística que llegaría años después no hizo más que ensombrecer aún más su incierto destino.

Torre Juana estuvo a punto de sufrir el triste final de otros inmuebles similares hoy desaparecidos o en ruinas. Pero la fortuna quiso que vinieran del futuro a rescatarla. El cofundador de la empresa especializada en Inteligencia Artificial IT&IS y presidente de la Asociación Alicantec, Andrés Pedreño, vio un día un cartel de “Se Vende” en uno de sus muros. “Fue una insensatez entrar y una insensatez aún mayor adquirirla”, bromea. De ello hace ahora tres años.


Conoce todo el contenido

Suscríbete a nuestra newsletter