La información económica de los líderes

Observatorio sobre Gobierno, Estrategia y Competitividad de las Empresas

Mejora la competitividad de las empresas familiares, “no tanto” la economía valenciana

El observatorio GECE presenta los resultados de su primer año de funcionamiento que muestran una caída de la competitividad de las empresas valencianas

Archivado en: 

Joaquín Maudos (i), director adjunto de investigación del Ivie junto a José Sevilla, consejero delegado de Bankia, en la jornada anual del observatorio GECE.

“La competitividad en los últimos cuatro años ha mejorado para las empresas familiares, pero no tanto para el conjunto de la economía valenciana”, ha señalado Alejandro Escribá, investigador del Ivie y director de la Cátedra de Empresa Familiar, como conclusiones del balance anual que ha presentado hoy el Observatorio sobre Gobierno, Estrategia y Competitividad de las Empresas (GECE).

Durante su primer año de actividad, el Observatorio ha elaborado tres informes sobre la competitividad de las empresas valencianas de los que se desprende un aumento del porcentaje de empresas familiares incluidas en el grupo de las más competitivas, o ‘superiores’-según la clasificación de superiores, sólidas, modestas y frágiles- tanto a nivel nacional, donde pasan de representar el 25,5% del total en 2014 al 26,5% en 2017, como en la Comunitat Valenciana, donde el peso de las familiares superiores ha crecido 1,8 puntos en el mismo periodo (del 23,6% al 25,4%).

Estas compañías generan el 58,4% del total del valor añadido de las empresas familiares de la región, así como el 52,7% del empleo. En contraste, en el conjunto de España, el grupo de empresas familiares ‘superiores’ en competitividad generan porcentajes menores, un 40,5% del valor añadido y el 31,6% del empleo generado por las empresas familiares españolas.

Pese a los buenos resultados que registran las empresas familiares de la Comunitat con respecto a las nacionales, “para el conjunto de empresas de la región se mantiene el déficit de competitividad con respecto al conjunto de las españolas”, ha expuesto Escribá quien señala que “hay una caída de dos décimas en cuanto al porcentaje de empresas que está situado en el nivel más alto de competitividad”. De este modo, en el grupo de empresas españolas más competitivas se ubica el 23,8% de las compañías valencianas, frente al 24% de 2014.

En el extremo opuesto, en el grupo de empresas españolas menos competitivas (frágiles), se sitúan el 26,6% de las valencianas, 1,6 puntos más que en el conjunto de España. A su vez, cae cinco décimas el nivel de competitividad en la calificación de ‘sólidas’ hasta el 24%.

Brecha de productividad

El Observatorio GECE también ha detectado problemas en la dimensión de las empresas valencianas, con una media de 16,1 empleados pro empresa frente a la media española de 19,5 trabajadores.

“Lo que sale del Observatorio es primo hermano de lo que sale a nivel nacional”, ha señalado Joaquín Maudos, director adjunto de investigación del Ivie, quien ha resaltado el dato de 2018 del INE que indica que la productividad del trabajo de las empresas valencianas es un 4,2% inferior a la media nacional. “Es muy importante que en los próximos años cerremos esa brecha de productividad porque tenemos una brecha de bienestar, es de3cir, ahora mismo la Comunitat es un 12,2% más pobre que la media nacional. Para acortar esa brecha es necesario que las empresas ganen competitividad”, ha aseverado Maudos.

Tipos de interés negativos

Por otro lado, preguntado por la afectación de una bajada adicional de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE), el director adjunto del Ivie ha indicado que cree que “ya se está haciendo daño a la cuenta de resultados de los bancos ya que el margen de intermediación es muy sensible al nivel de los tipos de interés” y que la penalización del BCE a la banca del 0,4% “no ha sido efectiva porque en la eurozona estamos en máximos históricos del nivel de exceso de liquidez”.

Expone que ahora mismo hay 1,9 billones de euros de exceso de liquidez y que el problema “no está en la banca, el problema es que no hay demanda suficiente de financiación para absorber ese exceso” por lo que opina que “penalizando todavía más con tipos más negativos no se va a resolver el problema”.

Por su parte, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, que también ha participado en el acto del Observatorio GECE, se ha mostrado prudente y ha indicado que ya se verá si hay una bajada de los tipos. “Yo creo que la política monetaria que ha seguido el BCE en los últimos años ha sido positiva para Europa en su conjunto y para el desarrollo de la economía española”, ha defendido Sevilla.

Por último, ha destacado la importancia del Observatorio GECE ya que “la competitividad es el principal factor determinante del éxito de las pequeñas y medianas empresas, que son un segmento prioritario de clientes para Bankia”. El Observatorio ha estrenado hoy su página web y como ha explicado Maudos, buscará ampliarse a otras comunidades para realizar informes comparativos entre regiones de España.

Suscríbete a nuestra newsletter