La información económica de los líderes

Es una oportunidad para el productor y gestor del residuo de valorizarlo

Global Omnium reutiliza la piel de naranja para aumentar la producción de boigás

Responde a la necesidad de encontrar residuos biodegradables próximos a las plantas depuradoras maximizando así el uso de los materiales disponibles

Archivado en: 

María José Tárrega y Pau Granell, de la compañía Global Omnium, han sido los ponentes que han presentado el estudio. | E3

Global Omnium ha presentado hoy en la 16ª edición del Congreso Internacional sobre Depuración, celebrado en Delft (Holanda) los resultados de un estudio realizado con el objetivo de determinar el efecto sobre la biomasa de la codigestión de residuo de naranja. Este residuo contiene el agente antimicrobiano D-Limoneno y es importante conocer la reacción en los digestores de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR). El uso del residuo de naranja responde, por un lado, a la necesidad de encontrar residuos biodegradables que se encuentren en la cercanía de la instalación para poder aumentar la producción de biogás y así maximizar las instalaciones y recursos disponibles, dentro del marco de la economía circular. Por otro lado, presenta la oportunidad para el productor y gestor del residuo de ponerlo en valor.

La investigación se llevó a cabo, primero, a escala de laboratorio y, una vez no se detectó ninguna afección negativa sobre la biomasa, a escala real, en las EDAR de Quart-Benàger y Gandía-La Safor. Los resultados obtenidos mostraron que el residuo de naranja tiene un elevado potencial para su uso en codigestión, no habiéndose detectado ninguna afección sobre la microbiología por la presencia de D-Limoneno.

Los experimentos de laboratorio consistieron en una serie de ensayos en reactores anaerobio en discontinuo con lodo proveniente de la EDAR y residuo de naranja en diferentes concentraciones (0.06, 0.11, 0.24, 0.47 y 0.95 kg SV/m3/d), a fin de determinar la dosis óptima a la que se produce una mayor producción de metano.

En su escalado a escala real, los digestores se mantuvieron en condiciones estables con la introducción de residuo de naranja. Este trabajo se pudo desarrollar gracias al conocimiento adquirido con el proyecto ECOdigestion, cofinanciado por la Unión Europea a través del programa LIFE.  Una vez conocidos estos resultados, se observó un incremento en la relación ácidos volátiles/alcalinidad y una reducción en el porcentaje de metano en la EDAR de Quart-Benàger, que se asoció al uso de otros residuos como cosustrato durante el periodo de experimentación.

 

Suscríbete a nuestra newsletter