La información económica de los líderes

Jornada del Clúster de Energía y el Colegio Superior de Ingenieros Industriales

El autoconsumo eléctrico será clave para mejorar la competitividad de las azulejeras

La cogeneración asociada a los procesos productivos será importante en la transición energética, a la espera de que la tecnología ofrezca otras alternativas

Marín, flanqueada por Rodríguez Zunzarrén (izquierda) y Bayonne.

El análisis de las medidas a adoptar en las empresas del sector cerámico para mantener la competitividad centro la jornada celebrada hoy en Castellón,  organizada por el Clúster de Energía de la Comunitat Valenciana  y el Colegio de Ingenieros Industriales, sobre “Costes energéticos y eficiencia en el sector cerámico como elementos de competitividad”. Un evento que inauguró la secretaria autonómica de Economía Sostenible, Blanca Marín, quien apostó por seguir  aplicando medidas de eficiencia energética, favorecer el autoconsumo eléctrico y buscar salidas al alto consumo del gas natural por las empresas del sector.

Javier Rodríguez Zunzarren, presidente del Colegio, y Enrique Bayonne Sopo, director del Clúster, recalcaron en sus intervenciones iniciales que la energía es un elemento fundamental para la producción en industrias con un consumo energético alto, representando un coste importante que, a veces, puede llegar incluso a superar el de personal en dichos sectores más intensivos en términos energéticos.

Bayonne recalcó el papel del Clúster como elemento cohesionador, innovador y generador de negocio entre sus asociados y resaltó la importancia de la eficiencia energética en la industria y por tanto en el Clúster, elementos clave dentro de la competitividad de las empresas en la actualidad.

Blanca Marín analizó los campos en los que se puede y debe actuar para mejorar la competitividad. Así indicó que el sector cerámico ha puesto en práctica medidas para asegurar la eficiencia energética, contribuyendo a su mejora, evitando la emisión de CO2 a la atmósfera y la necesidad de construir nuevas redes eléctricas, “lo que supone evitar importantes costes en el recibo de la luz”.

Defendió la cogeneración y apostó por mejorar el marco regulatorio, porque “la cogeneración de alta eficiencia energética constituye el mejor ejemplo del modelo paradigmático de la generación eléctrica distribuida”.

En la Comunitat Valenciana, en concreto en el sector cerámico, hay 170 plantas de cogeneración inscritas, con unos 450 megavatios de potencia instalada. Plantas que, apuntó, en 2018 generaron 1.650 gigavatios/hora, “que representa el 8,59% de la generación en la Comunitat Valenciana y casi el 6% de la demanda autonómica”, resaltó Marín.

De ahí que la Generalitat Valenciana, ante los nuevos cambios del marco regulatorio, haya intervenido ante el Ministerio de Energía en defensa de la cogeneración de alta eficiencia energética, asociada a los procesos productivos, “porque creemos realmente en el papel que juega y va a jugar en el proceso de transición energética hasta que la tecnología y otros costes permitan alternativas realistas”, indicó la directora general.

Marín instó a las empresas a adoptar medidas para la mejora de la eficiencia energética global de las empresas. Caso de los procesos productivos principales, no ya sólo la cogeneración, sino el alumbrado, la envolvente del edificio, el transporte y, en general, la gestión energética de todos los activos de la empresa porque en 2020 se re-evaluarán las auditorías energéticas presentadas en 2016 y correspondientes a 4.762 empresas.

Esas auditorias, añade, reflejan que “ hay un amplio margen de mejora, con la posibilidad de realizar ahorros potenciales entorno al 9% del consumo y de reducir más de 47 millones de toneladas de CO2 con la aplicación de medidas de ahorro y eficiencia energética”.

Otro aspecto que también puede influir en la forma de producción energética y que de alguna forma incidirá en los costes, afirmó Marín es el autoconsumo eléctrico, apoyado en las instalaciones fotovoltaícas. 

“El autoconsumo eléctrico va a ser una de las claves para mejorar la competitividad empresarial en los próximos años y desde las administraciones públicas vamos a apoyar este cambio del proceso porque se convertirá en una auténtica generación eléctrica distribuida y una reducción de la factura energética”, recalcó.

Coincidió con los empresarios en que el precio de la energía es muy caro en España. De ahí que las empresas busquen soluciones, en ese sentido, la directora general indicó que el  Clúster cerámico ha impulsado la red 66 kilovoltios actual y futura. A fin de que puedan conectarse a ella las empresas que lo estimen viable por el retorno que les llegue. “La utilización de la red de 66 beneficia con un 44% de ahorro del peaje, lo que supone un ahorro del 20% de la factura para las empresas”.

A continuación, empresas del Clúster presentaron soluciones y oportunidades para conseguir una eficiencia energética y mejorar los costes de producción asociados a la energía.

Oppidumenergía expuso las posibilidades que ofrece el PPA (Power Purchase Agreement), que es un acuerdo o contrato de compraventa de energía entre un generador y un comprador, generalmente por un largo plazo de tiempo; así como los diferentes modelos que hay y que pueden ser usados para abaratar la factura energética.

Iberdrola  abordó las oportunidades de autoconsumo industrial en la Comunidad Valenciana y soluciones para conseguir un ahorro de energía y disminución de costes, mediante la energía fotovoltaica para autoconsumo en sus diferentes vertientes: sin excedentes y con excedentes, y en este último caso acogido o no a compensación.

Global Energy analizó el papel que jugará la iluminación inteligente que permite controlar los consumos en los entornos de trabajo, doméstico y urbano. Control que permitirá tomar decisiones para aplicar proyectos de eficiencia energética que contribuyan a lograr ahorros energéticos.

Cydesa expuso cómo las herramientas de monitorización de los consumos energéticos en entornos industriales permiten adoptar las mejores decisiones desde el conocimiento.

Tras ello, se inició una mesa debate a la búsqueda de las mejores soluciones para conseguir que la industria cerámica, uno de los pilares de la economía castellonense, sea competitiva, en especial con Italia.

Suscríbete a nuestra newsletter