Bankia conocía el deterioro del Banco de Valencia, según los peritos

Los peritos del Banco de España recuerdan en el juicio de la salida a Bolsa de Bankia que el Banco de València llevaba 17 años integrando sus cuentas consolidadas en Bancaja

Archivado en: 

Los peritos cedidos por el Banco de España a la causa de la salida a Bolsa de Bankia, Víctor Sánchez Noguera y Antonio Busquets, han defendido este martes que la entidad era consciente de los deterioros que arrastraba Banco de Valencia al ser éste la principal participada de Bancaja, una de las siete cajas del grupo BFA.

Durante la prueba conjunta que desde ayer celebra la sección cuarta de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, ambos expertos han asegurado que “no se puede argumentar que no había información sobre Banco de Valencia cuando 17 años antes se integró en los balances consolidados de Bancaja”.

Ello daba a la entidad levantina “un perfecto conocimiento del activo, del pasivo, de los ingresos y gastos” de su participada, con la que compartía presidente, José Luis Olivas, a la postre vicepresidente ejecutivo de Bankia.

Por este motivo, los antiguos administradores del grupo financiero no pueden alegar “desconocimiento del deterioro de Banco de Valencia”, el cual tuvo que ser intervenido por el Banco de España en noviembre de 2011, fundamentalmente por “el déficit de inversiones“, han indicado los peritos.

Es más, el banco valenciano “debería haber dotado una serie de deterioros a 31 de diciembre de 2010 que luego BFA tampoco hizo”, ha añadido el experto, que ha aclarado que al integrarse “globalmente” afectaba a las cuentas de la matriz a cierre de ese año.


La irregular contabilidad de la venta de Bancaja Inversiones a Picton y Deutsche Bank


Otra parte sustancial de la declaración se ha referido a cómo Bancaja, contabilizó de forma irregular una importante operación en una de sus filiales, lo que le permitió cumplir con los requisitos de solvencia en 2010.

En concreto, los expertos se han referido a la venta del 30 % de Bancaja Inversiones (BISA) a Picton y Deutsche Bank en 2007 por algo más de 1.300 millones de euros, aportación que fue computada como recursos propios.

“Tuvo una consecuencia importante porque Bancaja sólo tenía un superávit de 700 millones de euros, con lo que, de restar las aportaciones, no cumplía con los requerimientos”, ha indicado Sánchez, antes de añadir que esta maniobra “demostraba que la caja llegaba a la fusión fría en situación de incumplimiento del coeficiente de solvencia del 8 %”.

En este sentido, ambos peritos han insistido en que “con la regulación en la mano”, la cuantía que abonó Picton en la ampliación de capital de BISA “tendría que haberse computado como pasivo”; sin embargo, Bancaja “se imputó una prima de 395 millones de euros”, lo que arrojó unos beneficios muy elevados.

Tanto Busquets como Sánchez Noguera han comparecido a petición de la Fiscalía Anticorrupción, que solicita hasta cinco años de cárcel para los exgestores de BFA-Bankia (Rodrigo Rato, José Luis Olivas, José Manuel Fernández Norniella y Francisco Verdú) por presunta estafa a inversores.

Suscríbete a nuestra newsletter