El sector del metal roza los 200.000 empleos por primera vez desde la crisis

Femeval señala que en el primer trimestre la actividad industrial del sector creció el 11,5%

Archivado en: 

El sector del metal de la Comunitat Valenciana roza ya los 200.000 empleos, superando por primera vez la cifra de 2009, según destaca el Informe de Coyuntura difundido por la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana.

Entre enero a marzo, el sector metalmecánico alcanzó los 199.771 empleos, de los que 104.671 fueron en la industria, indicadores que se configuran como la mayor ocupación alcanzada desde hace una década. Un aumento que también se produjo en las instalaciones del metal con 34.100 ocupados y 35.500 en la venta y reparación de vehículos a motor y motocicletas, menos en el comercio al por mayor que acusó un descenso de 4.500 puestos situándose en un total de 25.500 empleos.

Por su parte, la actividad productiva se incrementó en un 11,5% en el primer trimestre, frente al 4,1% del mismo periodo del año anterior. Un dato que además es 9,2 puntos superior a la media alcanzada por la producción industrial estatal.

Por subsectores, el material y equipo eléctrico, electrónico y óptico continúa como motor de este crecimiento con un 50,6%. La metalurgia y fabricación de productos metálicos y la fabricación de maquinaria y equipos mecánicos crecieron un 2,4%, frente al descenso del 5,1% experimentado por material de transporte.

Según destaca el presidente de Femeval, Vicente Lafuente, “nuestro sector está tirando del carro de la economía con una fortaleza y madurez incuestionable que le permite salir reforzado, una y otra vez, de los envites geopolíticos y comerciales. Unas cualidades que son el mejor aval para solicitar, ahora más que nunca, políticas de calado para el desarrollo de su actividad”.


Las expectativas pasan por resolver las guerras comerciales, el desenlace del brexit y las previsiones de desaceleración económica


Las exportaciones del metal estrenaron 2019 con un ligero crecimiento del 1,68%, tras trimestres de descensos consecutivos. El volumen de exportaciones alcanzado fue de 1.985 millones de euros y continúan representando el 38% del conjunto de las realizadas en la Comunidad Valenciana. Merece especial mención el aumento de casi un 60% de los productos exportados de aparatos y material eléctrico como consecuencia de la subida de actividad de este susbsector.

Sobre los destinos, sobresale el aumento de exportaciones a Canadá (un 659%) y a EE.UU. con un 60,2%, lo que apunta que los efectos de las medidas proteccionistas de Trump se están diluyendo. El año comenzó también con un moderado descenso de la valoración de la situación de las empresas valencianas a la que dan un anota media del 6,4. No obstante, asciende respecto al 6 otorgado en el primer trimestre de 2018.

Por subsectores, la puntuación también baja respecto al último trimestre de 2018. La más elevada es la de las empresas de comercio del metal con un 7,1, seguida por las empresas industriales y las instalaciones con un 6,3. La venta y reparación de automóviles concede un 5,7 debido a la incertidumbre que provoca el sistema de combustión a medio plazo.

Sobre los factores que limitan el crecimiento de la economía de la Comunidad Valenciana, un 23% de las empresas apunta al alto nivel de paro, un 18% los elevados costes laborales, la evolución negativa de las exportaciones recibe un 17% y un 12% la débil demanda interior. Asimismo, un 8% considera problemático tanto el déficit tecnológico y bajo nivel de innovación como la escasa dimensión de las empresas valencianas.

Respecto a las expectativas, el sector está a la espera del desenlace del brexit, las guerras comerciales, el conflicto catalán o las previsiones de desaceleración económica, si bien se muetra neutro en cuanto a creación de empleo y evolución de las inversiones.

Suscríbete a nuestra newsletter