El Banco de España pide que se aclare la situación de los falsos autónomos

Ante la proliferación de casos generados por la nueva economía

El Banco de España ha señalado este martes la necesidad de aclarar la situación de los falsos autónomos, los trabajadores que se encuentran “en la frontera” entre los asalariados y los no asalariados ante las nuevas formas empleo que están surgiendo.

En un artículo sobre el empleo no asalariado, advierte de que algunos trabajadores por cuenta propia, especialmente aquellos que dependen de solo un cliente, se encuentran “en una situación muy próxima a la de un asalariado en términos de dependencia económica y de falta de autonomía en el desarrollo de su trabajo, pero no disponen, sin embargo, de la protección social que, en general, tienen los asalariados”.

“La necesidad de clarificar el estatus de los trabajadores que se encuentran en la frontera entre los asalariados y los no asalariados es cada vez más relevante, dado que están apareciendo nuevas formas de empleo en las que con frecuencia resulta difícil determinar quién es el empleador y quién el asalariado”, añade el artículo.


Las plataformas de reparto de comida están en el ojo del huracán utilizar esta forma de servicio


En esta situación estarían las personas que trabajan para empresas de reparto de comida y paquetería (Glovo, Deliveroo, Uber Eats o Stuart).

Estas plataformas se enfrentan ya a varios procesos judiciales en los que se dirime si lo que llaman “colaboradores” son en realidad trabajadores asalariados encubiertos fraudulentamente bajo la figura de un falso autónomo.

El informe señala que en España el porcentaje de autónomos dependientes o falsos autónomos -aquellos cuyos ingresos provienen fundamentalmente de un único cliente- es del 12 %, por debajo de la media europea del 17 %, pero con especial incidencia entre los jóvenes y las mujeres.

España cerró 2018 con 3,1 millones de trabajadores no asalariados o por cuenta propia, lo que equivale a un 15,9 % del total de la ocupación, en la media de la eurozona. EFECOMCOM

Suscríbete a nuestra newsletter