‘Semana de la ISR’ de Spainsif y Ética

179 fondos nacionales están calificados AAA o AA según MSCI ESG Rating

Estos fondos que se guían por criterios sociales tienen un comportamiento equiparable al resto de fondos, tanto por rentabilidad como por volatilidad

179 fondos nacionales están calificados AAA o AA según MSCI ESG Rating

Joaquín Garralda (Spainsif) y Fernando Ibáñez (Ética)

Si el año pasado, la ‘Semana de la Inversión Socialmente Responsable (ISR)’ de Spainsif en València sirvió para dar a conocer el Rating de Sostenibilidad de Morningstar a través del portal web de Spainsif, en esta edición se ha mostrado cómo la plataforma de VDOS incorpora las métricas de MSCI en materia ASG o ESG (en sus siglas en inglés Environmental, Social and Gobernance)  –provenientes de su producto MSCI ESG Fund Metrics–.

Este Rating, que permite al inversor conocer el detalle y adecuar la inversión a sus propios valores y preferencias desde un punto de vista ASG, también está disponible en la web de la asociación Spainsif.Según han explicado a Economía 3, Paula Mercado, directora de Análisis de VDOS y Juan Carlos Calderón, vicepresidente de Morgan Stanley Capital International (MSCI) ESG Research, el universo de fondos con calificación Leader MSCI ESG Rating (AAA o AA) tiene un comportamiento equiparable al resto del universo de fondos, tanto por rentabilidad como por volatilidad.

Según los datos aportados por ambas entidades, un 42% de los fondos nacionales tienen MSCI ESG Rating, esto son 1.198 de los 2.864 fondos domiciliados en España. Del total, un 6,25% (179 fondos) están en la categoría de Leader (AAA o AA).

Si ampliamos el Rating a los 35.788 fondos y sociedades comercializadas en España, MSCI califica un 68%, es decir 24.336 fondos. En este caso un 8% (2.863) se encuentran en la categoría de Leader.

Por lo que respecta al negocio institucional –que hace referencia a los fondos que están en las carteras de fondos y a los fondos de las carteras de Sicav’s– arroja un patrimonio de 87.250 millones de euros, y los Leader representan el 8,10%. El 81,98% del patrimonio cuenta con la cobertura de MSCI ESG.

Si en España, hace una década había 35.700 millones de euros en fondos que tuvieran en cuenta criterios ASG, a día de hoy, se calcula que la cifra supera los 200.000 millones, –185.000 millones en 2017 de acuerdo con los últimos datos de Spainsif–.

Así lo ha puesto de relieve Joaquín Garralda, vicepresidente de la asociación y decano de Ordenación Académica en IE Business School en este acto coorganizado por Ética EAF y celebrado en la Bolsa de Valencia.

Spainsif, creada también hace una década para desarrollar esta filosofía de inversión, ha crecido en paralelo: hasta unos 70 miembros asociados, entre entidades financieras –que actúan como intermediarias al distribuir los productos–; las gestoras –que invierten con dichos criterios–; los proveedores de servicios –que suministran información sofisticada al respecto, incluyendo al mundo académico–; organizaciones sin ánimo de lucro (ONG) y sindicatos –“ya que el papel de los fondos de pensiones de empleo es relevante, y los sindicatos están en las comisiones de control que deciden dicha inversión”–, ha explicado Garralda.

“Cuando empezamos –ha añadido– quisimos dejar claro que invertir con criterios ASG no suponía ningún coste financiero, no era filantropía y que de media, obtiene la misma rentabilidad que la inversión que no sigue estos criterios; es más, se demuestra que a medio y largo plazo un indicador de una buena gestión son los criterios ASG que ayudan a gestionar los riesgos y mejoran el rendimiento financiero”.

No obstante, Joaquín Garralda cree que la inversión con criterios ASG en España “necesita todavía madurez y más calidad”. Y es que, es la estrategia de exclusiones –esto es, la que saca fuera de las carteras las empresas involucradas en actividades controvertidas (como armamento, tabaqueras o bebidas alcohólicas)– la de mayor volumen: un 72,5% del total de los activos gestionados con criterios ASG (134 M).

Le siguen a distancia, las empresas que integran los criterios ASG en sus negocios (8,77%) y las que siguen screening basado en normas (7,25% del total). Entre estas estrategias “más maduras”, Garralda destaca la de engagement y voting (6,4%). Como ejemplo indica que en el caso de las petroleras, hay fondos que las excluyen y otros que a través de esta estrategia tratan de controlar y participar en sus objetivos de desarrollo. “Recientemente en sus juntas de accionistas, petroleras como ExxonMobil o Royal Dutch Shell se han visto examinadas en este sentido. En el caso de la primera se ha comprometido con indicadores que afectan a su producción, mientras la europea Shell, con mayor presión, se ha visto obligada a establecerlos no solo en sus operaciones, sino también en relación al impacto de su producto”, ha subrayado a Economía 3.

 

“La introducción de criterios éticos y ASG en la selección de activos supone, para los inversores, un salto cuantitativo y cualitativo en información, transparencia y, con ello, en el control del nivel de riesgo que cada uno está dispuesto a asumir. Son inversiones más seguras y todo ello, sin renunciar a la rentabilidad”, ha añadido Fernando Ibáñez, director general de Ética.

Calderón y Mercado han detallado que, aunque los criterios medioambientales son objeto “de mayor énfasis, por el contexto de grandes retos, como el cambio climático, y compromisos internacionales, la gobernanza es el marco básico para el resto de criterios. En muchos casos nos encontramos con que los problemas o crisis que afronta una organización, en diferentes –ámbitos, son consecuencia de un mal gobierno corporativo”.

fondos

Paula Mercado y Juan Carlos Calderón con Fernando Ibáñez

Juan Carlos Calderón ha explicado que su multinacional cuenta con 300 personas en todo el mundo (190 analistas) que cubren un universo de 7.000 empresas (unas 80 españolas además de al Gobierno de España como emisor) para analizar “cómo de expuestas están a  riesgos, en función de criterios ASG y cómo están gestionando los mismos”.

“Para cada sector elegimos criterios específicos, por ejemplo, para un banco será importante analizar la gestión de su capital humano, cómo comunican la calidad y los riesgos de sus productos financieros, la gobernanza, etc., mientras que para una empresa del sector minero se enfocará más el análisis a los riesgos e impacto medioambiental”.

Dado que los inversores están poniendo más atención en este tipo de criterios, y utilizan estos reportes para escoger sus carteras, en las empresas se produce un círculo virtuoso y responden de una manera más activa a este tipo de medidas, según Calderón. “Hace 5 años alrededor del 15% de las empresas de nuestro universo de cobertura nos enviaba información en función de estos reportes ESG, en estos momentos son ya alrededor del 50-60%, según el mercado, las que lo hacen”, ha concretado.

En la última mesa de la jornada ha participado María José Gálvez, directora de Sostenibilidad de Bankia; Francisco J. Cortés, director de Sostenibilidad del Grupo Cooperativo Cajamar; Christian Dürr, socio director de Ética Patrimonios EAF; Fernando Loscertales, director general Banca Privada en Bank Degroof Petercam; Cristina Martínez, gerente de Productos de Ahorro e Inversión en Triodos Bank, y Mª Ángeles Fernández, Catedrática de Economía Financiera y Fiscal en la Universidad Jaume I.

Manuel Illueca director del IVF ha clausurado la jornada.

Suscríbete a nuestra newsletter