La información económica de los líderes

Katherine Jonhson y Jane Jacobs ocupan los nuevos murales Mujeres de Ciencia

La matemática hizo los cálculos para que el Apollo 11 llegara a la luna y la urbanista introdujo la visión femenina en el desarrollo de las ciudades

Dos nuevas científicas aparecen en los Murales Interactivos Mujeres de Ciencia, un proyecto de la UPV y Las Naves. En esta ocasión es la matemática Katherine Johnson, la calculadora humana que ayudó al Apollo 11 a llegar a la luna, y la urbanista Jane Jacobs, que propició una nueva forma de pensar las ciudades, con perspectiva de género y participación ciudadana.

El mural de Katherine Johnson -obra de la artista colombiana Nathalia Gallego- se ha instalado en el CEIP Juan Manuel Montoya, situado en el barrio valenciano de Nazaret, mienras que el de Jane Jacobs está en la calle Marqués de Caro, en el barrio del Carmen y es obra de Tamara Djurovic.

Los dos murales se completarán con diferentes contenidos interactivos a los que se podrá acceder desde la app Mujeres de Ciencia, que permiten conocer mejor la figura de las dos científicas, sus aportaciones y su lucha por la igualdad de género.

Johnson fue la primera mujer afroamericana en ingresar en la universidad de Virginia Occidental. En 1953 empezó a trabajar en la predecesora de la NASA y entre 1961 y 1963 llevó los cálculos del proyecto Mercury que puso en órbita al primer astronauta norteamericano.

Mural de Jane JacobsAunque en 1962 la NASA empezó a utilizar computadoras para realizar los cálculos, el astronauta John Glenn pidió que fuera ella quien verificara las cuentas de la computadora que le llevarían en vuelo orbital alrededor de la Tierra. En 1969 con la llegada del Apollo 11 a la Luna, fue ella quien se ocupó de sincronizar el módulo lunar con el orbital para el regreso a la Tierra.

En el año 2015, el presidente Barack Obama le otorgó la Medalla de la Libertad Presidencial, el más alto honor civil de los Estados Unidos. En agosto del año pasado, celebró sus 100 años.

Jane Jacobs, aunque nunca tuvo título universitario, acabó siendo editora de la revisa Architectural Forum. Desde sus artículos polemizó duramente con las tendencias urbanísticas dominantes en la década de los 50, aquellas que propiciaban el crecimiento de los suburbios y el culto al automóvil particular y las autopistas, junto con la desvalorización de los centros urbanos tradicionales, las demoliciones sistemáticas de los antiguos edificios y sus barrios en nombre del progreso y la modernización, y la construcción de enormes torres de viviendas.

En el año 1961 publicó el libro Muerte y vida de las grandes ciudades, en el que postuló que antes de cambiar una ciudad o intervenir en ella hay que conocerla a fondo, y eso implica entender dónde está su vitalidad, cómo la usa el vecindario, qué aprecian de ella, qué actividades realizan en sus calles, cómo juegan las niñas y niños y dónde… en definitiva, entender las ciudades y aprender a vivirlas.

En las próximas semanas, verán la luz en diversos puntos de la ciudad de Valencia otros cuatro murales, que rendirán tributo a la valenciana Anna Lluch, una de las oncólogas más reconocidas en el ámbito internacional y referencia en la investigación sobre el cáncer de mama; la oceanógrafa catalana Josefina Castellví; la ingeniera precursora de la comunicación inalámbrica, Hedy Lamarr; y la primera mujer que voló al espacio y doctora honoris causa por la UPV en el año 1991, Valentina Tereshkova.

Suscríbete a nuestra newsletter