Antonio García, CEO de Grupo Azeta y fundador de STM

“Alicante está en disposición de posicionarse como un pilar tecnológico nacional”

El Ceo de Grupo Azeta, Antonio García |E3

La Sala Kinépolis del Centro Comercial Plaza Mar 2 de Alicante acoge hoy la segunda edición del ‘Summit Tecnológico del Mediterráneo‘ (STM), un punto de encuentro centrado en la innovación y la tecnología que posee la particularidad de estar amenizado con música rock. Los ponentes de este año son Anxo Pérez, creador de ‘8Belts’; Silvia Leal, experta en transformación digital; Ricardo Mate, CEO de Shopos Iberia; y Carles Ransanz, vicepresidente de Sage Enterprise Market.  Antonio García es Ceo del Grupo Azeta, organizador de la jornada.

-¿Cómo surgió la idea de introducir la música y el rock en un evento de corte tecnológico?

La idea surge de forma muy natural. Nosotros queríamos crear en Alicante un evento que se alejara de los estereotipos a los que estamos acostumbrados, en los que se sigue hablando mucho de producto o de generalidades que vemos alejadas de la realidad de la empresa en su día a día. Queríamos construir un evento en el que la gente se divierta y participe, del que puedan llevarse ideas para aplicar en sus empresas y en el que demostremos que la tecnología debe ser una gran aliada para mejorar nuestra sociedad. Yo soy músico y considero que podemos extraer grandes paralelismos entre la música, las empresas y la innovación. En el propio evento lo demostramos juntando una banda de músicos que se coordinan en tiempo real para generar un resultado de alto rendimiento. Y lo  hacen pasándoselo genial y logrando que el público vibre con ellos.

-Los empresarios oyen a diario la necesidad de subirse al tren de la tecnología y la innovación para poder competir en esta era digital. La mayor parte de nuestro tejido económicos son pymes. Para quienes anden perdidos y no sepan cómo hacerlo ¿ por dónde deberían empezar?

La tecnología debe ser un medio para ayudar a las empresas, no un fin. Yo considero que lo primero que debemos hacer en la empresa es un análisis profundo para saber en qué punto nos encontramos y dónde queremos llegar. Tomar consciencia de nuestra situación es el primer paso para poder mejorar, y a partir de ahí, saber rodearse de un buen equipo de colaboradores internos y externos que nos ayuden a lograr nuestros objetivos. Lo que está claro, es que en todo ese camino, la tecnología debe estar presente en las decisiones estratégicas.

-¿Cuáles son las principales debilidades de la transformación digital?

Ya sabemos que en este mundo de la tecnología somos muy propensos a establecer conceptos que, posteriormente, se usan de forma indiscriminada y, a veces, pueden con ello perder su esencia. Transformación digital es un ejemplo de ello. Para mí, el perder la verdadera naturaleza del significado de lo que queremos abarcar con ese término puede ser su principal riesgo. Transformación digital va mucho más allá del uso de la tecnología o de implementar procesos en los que ésta esté presente. Transformación digital es algo mucho más profundo. Es un cambio radical y cultural en la forma de proceder de las empresas, incluso desde el origen de cualquier idea de negocio. Debe establecerse en el ADN de cualquier organización.

-¿ Y sus fortalezas más claras?

Yo prefiero hablar siempre en positivo, centrándome en las oportunidades que nos ofrece adoptar esta nueva forma de pensar y actuar. Estamos en un momento en el que la tecnología debe ayudar a aprovechar de forma mucho más eficiente nuestras ventajas competitivas. Estamos en un momento en el que la tecnología permite democratizar mucho más la competencia y en el que los empresarios que adopten esta cultura y forma de proceder van a ser capaces – y lo están siendo- de crear pequeñas o grandes revoluciones en sus negocios. Todos estamos viendo, cómo desde sectores tradicionales que creíamos maduros y con poca capacidad de renovación, se están generando nuevas empresas con ADN digital que están poniendo en serios apuros a las que no están sabiendo adaptarse.

Para favorecer todo esto, se necesita un ecosistema que lo permita y en ello tienen mucho que trabajar no sólo los empresarios, sino las administraciones públicas o la educación, por ejemplo.

-¿Qué objetivo espera conseguir de este segundo Summit tecnológico? ¿Qué ha de ocurrir para lograr un balance del evento que  alcance sus expectativas?

Tenemos varios objetivos muy claros, que ya se consiguieron en el primer STM y que este año queremos seguir consolidando y mejorando.Como punto más importante, tenemos que lograr que los asistentes disfruten, saquen el máximo partido del evento y deseen volver al año que viene. Es nuestro principal objetivo y lo que nos obsesiona año tras año.

Si además de lograr ese objetivo, conseguimos incrementar el interés por la tecnología que nos va a venir haciendo que tomen conciencia las empresas e instituciones de que es un tema de inversión estratégica, nos daremos por muy satisfechos. Para ello, siempre traemos ejemplos muy cercanos a la mesa, en los que se puedan ver muy identificados. Sabemos que son objetivos muy ambiciosos, pero consideramos que estamos en un momento único, en el que, además, Alicante está en disposición de posicionarse como un pilar tecnológico nacional.

Suscríbete a nuestra newsletter