La sociedad tecnológica necesita nuevas bases filosóficas y éticas

BBVA presenta el último libro de la colección OpenMInd ‘¿Hacia una nueva Ilustración? Una década trascendente’

Ramón López de Mántaras, Carlos Torres Vila y Samuel Sternberg en la presentación del libro de la colección OpenMind

Carlos Torres Vila, presidente de BBVA, ha presentado ‘¿Hacia una nueva Ilustración? Una década trascendente’, el undécimo libro de la colección OpenMind, comunidad del conocimiento impulsada por la entidad. Más de 20 autores participan en esta edición, que abre un amplio diálogo para establecer unas nuevas bases filosóficas y éticas que sustenten una economía, una sociedad, una cultura y una regulación adaptadas al nuevo entorno científico y tecnológico.

Con más de 300 autores, la plataforma de OpenMind es un referente internacional en la difusión del conocimiento sobre las cuestiones fundamentales de nuestro tiempo. Su comunidad digital facilita el libre acceso al contenido de artículos, entrevistas, vídeos e infografías y, anualmente, publica un libro que en esta ocasión analiza hacia dónde nos están llevando los grandes avances científicos y tecnológicos de la última década y su impacto sobre las condiciones de vida de la Humanidad.

Joanna Bryson y Sandy Pentland, dos de los autores que participan en la obra, han debatido con Carlos Torres Vila sobre las implicaciones del ‘big data’ y la inteligencia artificial en el contexto tecnológico actual y su papel en la denominada cuarta revolución industrial.

Sobre los cambios que han tenido lugar en la última década, el presidente de BBVA se ha referido a la inteligencia artificial que, en su opinión, “supondrá incrementos en la productividad, y por lo tanto, crecimiento. El problema es cómo se distribuye dicho crecimiento”, lo que podría traducirse en un incremento de la desigualdad.


La inteligencia artificial todavía es débil y específica


“La economía digital se basa en el valor añadido que aportan los datos. Éstos son la materia prima fundamental para construir la mejor experiencia y los mejores productos”, ha continuado. Con el internet de las cosas en pleno apogeo, los grandes jugadores digitales amasan cantidades de datos inmensas y el reto del tratamiento correcto de los datos en el desarrollo de la inteligencia artificial es “que el individuo tenga el control sobre su información personal, sus datos, pudiendo decidir a quién permite acceso y bajo qué condiciones y frenar así la posible pérdida de privacidad”.

Después de 70 años de historia de la inteligencia artificial lo más complicado para Ramón López de Mántaras, uno de los mayores expertos mundiales en esta materia, es aquello que al inicio parecía más sencillo: “dotar a las máquinas de conocimientos de sentido común”.

Todos los avances logrados hasta ahora en materia de inteligencia artificial son manifestaciones de inteligencia artificial débil y específica. Es decir, inteligencias artificiales que simulan estados mentales, en lugar de experimentarlos como tal (como sí haría la IA fuerte) y que además solo muestran comportamientos inteligentes en un ámbito específico, frente a la inteligencia general.

Suscríbete a nuestra newsletter