Remohí “La vitrificación será un seguro para cuando la mujer quiera tener un hijo”

José Remohí, cofundador del IVI, repasa el proceso de internacionalización de la clínica valenciana, hoy presente en once países

Archivado en: 

El doctor José Remohí, fundador y copresidente del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), ha explicado cómo se ha producido el proceso de internacionalización del IVI desde la Comunitat Valenciana al resto del mundo en una conferencia coloquio organizada por la Asociación Española de Directivos.

Remohí ha explicado que la legislación española ha sido un motor para la investigación en materia reproductiva y ha agregado que “el 20% de nuestras pacientes de la clínica de Valencia viene de otros países, sobre todo por los resultados”. Ha descartado el uso del término turismo reproductivo. “El paciente va a solucionar el problema que tiene”.

Remohí ha trazado en su ponencia los grandes números del IVI, que cuenta con 65 clínicas, presentes en once países diferentes, con pacientes de más de 140 nacionalidades, más de 27.000 ciclos reproductivos al año, alrededor de 15.000 pacientes –la mayor parte mujeres– y una facturación de más de 300 millones de euros, que este año, tal y como avanzó, espera que crezca hasta los 325 millones de euros.

Pese a los buenos números, Remohí ha reconocido que no están donde quieren, sino “donde te sitúa el mercado”. Sobre todo, “en este mundo de la reproducción en el que las empresas están todavía comenzando a posicionarse”, ha matizado.

El cofundador del IVI repaso los puntos clave de su evolución: apuesta por la calidad, investigación, retención del talento médico y una estrecha relación con la universidad.

En cuanto al futuro, Remohí avanzó que está en la preservación de la fertilidad, debido a que cada vez menos mujeres se plantean ser madres antes de los 30 años y su reloj biológico “no está en consonancia con la sociedad. Igual que la píldora anticonceptiva en los años 60 fue una gran revolución para la mujer, porque pudo desligar su sexualidad de la maternidad, en el futuro, la vitrificación de los óvulos cambiará todo, será un seguro de vida para que cuando quiera tener un hijo pueda echar mano de esos óvulos. Eso está en nuestras más manos y se trata de una línea de futuro, igual que la genética”, ha explicado.

También elogió a Carlos Bertomeu cuya entrada como socio supuso la creación de la estructura empresarial del proyecto: “Dimos un salto al vacío y creamos un plan de expansión, con un préstamo del Instituto Valenciano de Finanzas de 80 millones de euros. Queríamos convertirnos en líderes mundiales, haciendo la mejor medicina, investigando y estando cerca de la universidad, y años después nos dimos cuenta de que eso se llama misión, visión y valores”.

Suscríbete a nuestra newsletter