La Viu presenta su máster en Propiedad Intelectual y Derecho Tecnológico

Las nuevas tecnologías exigen la formación de expertos legales ante los riesgos que puede suponer un uso inadecuado

Un momento de la presentación del nuevo máster de la VIU

La Universidad Internacional de València ha presentado su nuevo Máster en Propiedad Intelectual y Derecho Tecnológico.

La nueva oferta formativa de VIU se fundamenta en el uso creciente de tecnologías disruptivas y una sociedad cada vez más globalizada que requiere perfiles expertos en privacidad, protección de datos y tecnologías. Profesionales que tengan los conocimientos necesarios para asesorar legalmente a las instituciones que demuestran manifestaciones innovadoras en la empresa y a los contenidos culturales de los autores.

El objetivo del máster se orienta hacia la especialización en conocimientos sobre los sistemas de protección de la propiedad intelectual y la adquisición de competencias en derecho tecnológico para la gestión jurídica de las innovaciones. Además el claustro del máster está compuesto por profesorado internacional. Entre sus contenidos más avanzados destaca la formación para Data Protection Officer, en cuyo programa colaboran activamente Écija Abogados e Isaca València Chapter.

En la presentación de máster intervinieron Cristina Martínez, directora del mismo, y los profesores Alejandro Touriño, árbitro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual; Rocío Bolás, responsable de Privacidad de Restaurantes McDonald´s S.A.U, e Ignacio Díaz, responsable de Asesoría Jurídica de Hearst España.

Los tres conferenciantes han coincido en la importancia de la transformación digital en la propiedad intelectual y en la protección de datos; a nivel personal y empresarial.

Alejandro Touriño ha reconocido que “nos estamos moviendo en un escenario de riesgos. Pero supone muchas oportunidades, dado que hay una gran demanda de profesionales especializados en este asunto. Es necesario buscar aproximaciones y metodologías distintas”.

Bolás, ha indicado la necesidad de que la empresa dedique recursos, principalmente económicos en esta materia, una cuestión, que como ha señalado, “es más difícil de lo que parece, pero que ha de arraigarse a nivel operativo y corporativo”.

En cuanto a la desconexión digital fuera del ámbito laboral y la nueva norma de fichar a la entrada o salida de trabajo, Díaz afirma que es un “cambio cultural”, dado que se obvia la flexibilidad del cuándo, dónde o cómo, e insiste en que “puede ocurrir que no todas las horas que se está en la oficina se es productivo y no por el hecho de estar fuera, se deja de trabajar”.

Al respecto, Touriño responde con una posible solución: “si alguien quiere medir la productividad, que lo haga por tareas o por objetivos”.

Suscríbete a nuestra newsletter