La información económica de los líderes

Avances en diagnóstico y tratamiento

Terapias para afrontar la impotencia provocada por el cáncer de próstata

Para la psiquiatra A. González, es esencial que los pacientes aprendan a vivir con sus nuevas condiciones físicas y puedan abrirse a otro tipo de sexualidad

Los especialistas destacan la importancia del abordaje individual y familiar| PB

La impotencia, que afecta a un 40% de enfermos con cáncer de próstata, la segunda patología tumoral en los hombres, no tiene por qué suponerles una pérdida de autoestima ni deben sentirse “menos hombre o menos pareja“, sino que deben abrirse a otro tipo de sexualidad. Así se ha puesto de manifiesto en el marco de los ‘Diálogos Efe Salud: Cáncer de próstata. Avances en diagnóstico y tratamiento’, que han reunido en el Ateneo de València a expertos en esta materia para analizar la situación de esta enfermedad en España.

Durante el encuentro, organizado por la Agencia Efe en colaboración con Vithas Nisa, la psiquiatra Alejandra González, directora terapéutica de la Unidad de Salud Mental en los hospitales Vithas Nisa Valencia al Mar y Aguas Vivas, ha abogado por “quitar esos mitos de que sexualidad solamente es penetración”. Ha asegurado que “hay más formas de relacionarse con la pareja” y los pacientes que sufran impotencia deben “trabajar la sexualidad desde otro lado, con los cinco sentidos”.

Para la psiquiatra, es esencial que los pacientes aprendan a vivir con sus nuevas condiciones físicas, lo cual está relacionado con el concepto tradicional de “masculinidad”. “Van a vivir muchos años y hay que ayudarlos a vivir mejor porque, de lo contrario, van a sufrir mucho”, ha señalado. En este sentido, el urólogo responsable de la Unidad Avanzada de Diagnóstico de Cáncer de Próstata del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre, Juan Casanova, ha defendido que existe un “renacer” en los pacientes de cáncer de próstata, una enfermedad que “antes era una condena a muerte y hoy en día conlleva curación”.

impotencia

Los ponentes durante la jornada| Efe/M. Bruque

Sin embargo, a pesar de que los datos de supervivencia a 10 años rondan el 98%, Casanova ha reconocido que es difícil aceptar que te digan que, aunque podías haber muerto, vas vivir con un físico diferente, además de que sigue estando mal visto que un hombre reciba ayuda psicológica cuando le diagnostican un cáncer. En ese momento del diagnóstico el paciente debe adaptarse a la idea de que tiene una enfermedad que, aunque tiene tratamiento, obliga a tomar una serie de decisiones y afrontar el día a día, ha asegurado González.

La doctora recomienda “mantener el ritmo de vida, las rutinas” y “no quedarse encerrado en casa sufriendo”, aunque a veces aparecen cuadros de ansiedad o depresivos que, además del acompañamiento de psicólogos especializados en pacientes oncológicos, necesitan también algún fármaco. “Hablar hoy en día de cáncer no es lo mismo que hace 20 o 30 años”, ha manifestado González, pero es difícil “irse con esa palabra encima a casa, contársela a la pareja o a la familia y saber que la vida va a cambiar”, por lo que ha destacado la importancia del abordaje individual y familiar.


Los especialistas subrayan la importancia de la ayuda psicológica pero observan que “sigue estando mal visto que un hombre vaya a terapia”


Ha indicado que es preciso ese abordaje a toda la familia porque a veces el paciente lo lleva bien “pero la mujer se lo está tomando fatal y es peor todavía”. Por su parte, el presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de la provincia de Valencia, Tomás Trénor, ha destacado la importancia de la ayuda a la hora de afrontar ese primer diagnóstico, algo que, ha lamentado, piden en mayor proporción mujeres afectadas por cáncer de mama, un 75%, que hombres pacientes de cáncer de próstata, un 25%.

Ha señalado que en ello se centra el programa ‘Primer impacto’ de la asociación, que tiene como base que “si uno se siente mejor, es que está mejor”. Así lo ha considerado también el doctor Casanova, que ha afirmado que, “cuando un paciente quiere vivir, vive a pesar de los médicos”, mientras que el oncólogo radioterápico responsable del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo, Luis Larrea, ha apostado por poner en contacto a pacientes recién diagnosticados con otros que se han curado de un cáncer de próstata. “Si ven que hace 10 o 15 años pasó por lo mismo y ahora está perfecto piensan que no debe ser tan malo lo que tienen”, ha añadido.


“Lo que pretendemos es la curación global, al paciente no solo hay que operarlo, sino curarlo tanto física como anímicamente, si esta parte no la hemos conseguido, considero que hemos fracasado”


Sin embargo, para Alejandra González, se debe desterrar “el mito de que para afrontar la enfermedad tengo que estar bien porque, si no, la enfermedad va a ir peor”. A su juicio, los enfermos deben “permitirse sentir las emociones que vayan surgiendo: miedo, incertidumbre o la sensación de que es injusto”, ya que la enfermedad no va a evolucionar peor si el paciente se siente mal, “pero está claro que si lo afronta con más positividad la calidad de vida será diferente”.

Para Casanova la ayuda psicológica es importante porque “lo que pretendemos es la curación global”, y al paciente “no solo hay que operarlo, sino curarlo tanto física como anímicamente”. “Si la parte anímica no la hemos conseguido, considero que hemos fracasado”, ha concluido.

Suscríbete a nuestra newsletter