La información económica de los líderes

Asociaciones de comerciantes, hosteleros y vecinos proponen diálogo para mantener la calidad de vida de los barrios

València debe compatibilizar turismo y ocio con la calidad de vida de los vecinos

Proponen la elaboración de un Código Ético y de Buenas Prácticas para el sector hostelero, que deberá complementarse con un plan de formación

Archivado en: 

Turistas en el paseo Marítimo de València

Asociaciones de vecinos, comerciantes, hosteleros, falleros y agentes culturales de las zonas turísticas de la ciudad de València reclaman al gobierno municipal que surja tras las elecciones del 26 de mayo recursos y una hoja de ruta para la reordenación del turismo y ocio.

En un comunicado, estas entidades solicitan que el Consistorio valenciano “aborde definitivamente” esta ordenación de forma compatible con la calidad de vida de los ciudadanos.

Para ello, piden a los partidos políticos que incluyan en sus programas electorales las dotaciones presupuestarias y los medios materiales, técnicos y humanos necesarios.

El objetivo, aseguran, “es defender la calidad de vida en los barrios y mejorar el clima de convivencia entre todos los agentes sociales y económicos, protegiendo el bienestar de los vecinos y vecinas, el patrimonio cultural, a las pymes y los puestos de trabajo que estas generan”.

Afirman que el “nuevo clima de diálogo y colaboración” entre los diferentes colectivos y asociaciones muestra, a nivel asociativo, la realidad reflejada por los estudios de opinión del Barómetro Municipal que viene desarrollando el Ayuntamiento de Valencia durante los últimos meses.

Los resultados del mismo ponen de manifiesto que los ciudadanos valencianos “identifican claramente los problemas y molestias” que puede generar la actividad del turismo en la ciudad, pero, por otro lado, se considera “necesario”, puesto que es percibido como una de las primeras fuentes de riqueza y prosperidad para la ciudad”.

Las entidades valoran la reciente aprobación del Observatorio del Ocio de la ciudad de Valencia que, a su juicio, debe liderar y protagonizar el proceso de reordenación y regulación de la actividad turística y el ocio en la ciudad.

Para ello, indican, se debe contar con los “necesarios recursos económicos que deberían de asignarse en los presupuestos municipales de cara a establecer la citada hoja de ruta y un plan de trabajo capaz de acometer la solución al problema del impacto del ocio y el turismo en la ciudad”.

Así, consideran que tras las elecciones deben realizarse acciones como la redacción del Manifiesto por un Turismo Sostenible y de Calidad para Valencia, y actuaciones de dinamización comercial en los barrios y de labor social como la campaña de apoyo al refugiado “La teua il.lusió, el seu nou inici”.

Además, proponen la elaboración de un Código Ético y de Buenas Prácticas para el sector hostelero, que deberá complementarse con un plan de formación, o la campaña de concienciación sobre las despedidas ‘Vivan los Novios que respetan Russafa’.


Del enfrentamiento se ha pasado al diálogo para mejorar la convivencia entre las actividades turìsticas y de ocio y la calidad de vida de los vecinos


Señalan que ya han puesto en conocimiento de los partidos políticos estas iniciativas y apuestan por iniciar una nueva etapa que “promueva el diálogo social” entre todas las organizaciones y deje atrás el “clima de enfrentamiento que ha venido lastrando e impidiendo la puesta en marcha de soluciones que mejoren la convivencia, la imagen de marca y la calidad de vida de la ciudad”.

Las entidades que suscriben esta petición son la Asociación de Vecinos y Comerciantes de Russafa (Russafí), la Associació Veïnal i de Comerç de Ciutat Vella (Viure Ciutat Vella) y la Asociación Vecinal y Empresarial de Ocio y Cultura Zona Xúquer.

También la Agrupación de Fallas de Russafa, la ONG Controla Club, la Asociación de Hosteleros del Barrio del Carmen y Ciutat Vella (ALBARCA), la Asociación por una Hostelería en Russafa (Al Balansí), Hosteleros de Juan Llorenç, la Sala Russafa, Russafart, Russafa Escènica, la Asociación Intramurs y la Asociación de Bares Culturales (ABACU). EFE

ct

Suscríbete a nuestra newsletter