La información económica de los líderes

La compañía ha disparado su gasto en asesores, hasta rozar los 17 millones de euros

Los malos resultados de DIA ponen a la compañía al borde de la liquidación

La cotización cayó por debajo de los 67 céntimos ofertados en la opa de Fridman

Las millonarias pérdidas registradas por DIA en el primer trimestre empeoran la ya de por sí delicada situación de la compañía, a la que cualquier nuevo contratiempo podría llevar al concurso de acreedores o la liquidación.

El grupo sufría este martes un duro correctivo en Bolsa con caídas superiores al 8 %, hasta cotizar en el entorno de 62 céntimos, por debajo de los 67 céntimos ofertados en la opa de LetterOne y cuyo plazo de aceptación concluyó el lunes.

La advertencia es de los propios administradores de la cadena de supermercados en su informe de resultados, publicado este martes, que refleja unas pérdidas de 144,4 millones de euros entre enero y marzo, nueve veces más en el mismo período del ejercicio anterior.

La facturación del grupo cayó un 7,2 %, hasta 1.664,6 millones de euros, con una evolución preocupante: sólo en marzo las ventas directamente comparables se desplomaron un 7,9 %.

Su Ebitda -indicador que mide la rentabilidad de la empresa- ascendió a 12,4 millones de euros, un 77,7 % inferior al de hace un año, y la deuda neta se disparó un 64 % respecto al cierre de 2018, hasta 2.377 millones, debido en buena parte al impacto de un nuevo estándar contable.

El deterioro de sus resultados en el primer trimestre ha afectado también al patrimonio neto de la entidad, en rojo desde el cierre del anterior ejercicio, y que ha aumentado ahora a 174,9 millones de euros negativos.


DIA se hunde mientras el gasto en asesores pasa de medio millón a casi 17 milloens de euros


Es sustancial también el incremento de su gasto en asesores, que se ha multiplicado por más de 30 para pasar de 500.000 euros a 16,9 millones de euros.

Los gestores de DIA atribuyen el empeoramiento de la situación a la creciente “percepción pública negativa” de la empresa después de que en 2018 detectara irregularidades en sus cuentas, cerrara el año con pérdidas de 352 millones e incurriera en quiebra técnica, a lo que se suma el expediente de regulación de empleo (ERE) aprobado recientemente y que afectará a 1.248 trabajadores en España.

Los recortes a la calificación de su deuda adoptados por varias agencias de calificación, la necesidad de aplazar vencimientos y la incertidumbre que ha rodeado la opa lanzada por Fridman sobre el grupo han golpeado igualmente su imagen de marca.

En este contexto, los proveedores optaron por “endurecer” sus condiciones, lo que en la práctica provocó en los últimos meses “un sustancial incremento de los niveles de faltas de producto en tiendas y almacenes (…) y se tradujo en menores ventas”, según el informe conocido este martes.

Con el 20 de mayo como límite para recuperar el equilibrio patrimonial y el 31 como fecha en la que vence un préstamo sindicado por valor de 912 millones de euros, DIA necesita que la opa de Fridman tenga éxito para que el inversor ruso ejecute la ampliación de capital por 500 millones de euros aprobada en la junta.

Sin embargo, para ello Fridman requiere también alcanzar un acuerdo con la banca acreedora para aplazar a 2023 el vencimiento de toda la deuda a largo plazo de la firma, algo que por el momento no se ha producido. No obstante, el éxito de su propuesta está garantizado después de que dejase de exigir un porcentaje mínimo para ejecutar la oferta. EFECOM

Suscríbete a nuestra newsletter