La información económica de los líderes

El banco achaca la pérdida de beneficios a la reestructuración en Reino Unido y Polonia

Santander reduce su beneficio un 10% en el primer trimestre del año

Santander se suma a las entidades financieras cuyo beneficio cae en el primer trimestre del año

Archivado en: 

Ana Botín en la última junta general de accionistas celebrada a inicios de abril

Al igual que Bankia, Sabadell o BBVA, el Santander también vió reducido su beneficio atribuido del trimestre. En el caso de la entidad presidida por Ana Botín, la caída fue de un 10% respecto al mismo periodo del año anterior.

Santander justifica este descenso al haberse contabilizado un cargo neto de 108 millones de euros por costes de reestructuración en Reino Unido y Polonia y ventas de activos.

Ana Botín ha señalado que “el beneficio ordinario creció en siete de nuestros diez mercados principales. Estados Unidos fue nuevamente el de mayor crecimiento, con un beneficio atribuido que subió un 46% respecto al mismo periodo de 2018, mientras que Brasil y México mantienen el impulso positivo de los últimos años. Estos resultados se han logrado en un contexto operativo difícil, sobre todo en Reino Unido y Europa”.


Brasil es el mercado que más aporta a los resultados globales del Santander


En concreto, al negocio del grupo América aporta el 52% del beneficio ordinario en el trimestre y Europa, el 48%. Brasil se mantiene como el mercado que más contribuye, con un 29% del beneficio atribuido, seguido de España con un 16% (generado en buena parte por la migración de clientes procedentes del Popular) , Santander Consumer Finance con un 13% y Reino Unido con un 11%.

La nota informativa remitida por el banco argumenta que la tendencia del negocio ordinario fue sólida durante el periodo, con un aumento del margen de intereses del 3%, hasta 8.682 millones de euros, y una reducción de los gastos del 2%, sin inflación.

También aumantaron el crédito y los recursos de clientes en los últimos doce meses un 4% y un 5% en euros constantes, respectivamente.

Otro dato positivo es que el número de clientes que utilizan Santander como banco principal sigue creciendo, con un incremento de 1,8 millones de clientes vinculados durante el último año, hasta 20,2 millones. En total, el grupo da servicio a 144 millones de clientes, más que cualquier otro banco de Europa y América.

La transformación de la organización a la digitalización se traduce en casi 34 millones de clientes que utilizan los servicios digitales, 6,5 millones más que hace un año. Esta evolución, señala el comunicado, ha ayudado al Santander a mantenerse como uno de los tres mejores bancos en satisfacción del cliente en siete de sus principales países.


El valor de la acción se revalorizó un 3% en el primer trimestre


La calidad crediticia siguió mejorando, con una reducción en la ratio de morosidad de 40 puntos básicos, hasta el 3,62%, y las dotaciones por insolvencia cayeron un 5%, hasta 2.172 millones de euros. El coste del crédito cayó siete puntos básicos en el año, hasta el 0,97%, el nivel más bajo desde 2008.

Sin embargo, esta tendencia positiva se vio afectada por los menores ingresos de mercados, un ajuste por la elevada inflación en Argentina y la adopción de la NIIF 16. Como consecuencia de ello, el beneficio ordinario cayó un 2% en euros constantes, hasta los 1.948 millones de euros.

La fuerte generación orgánica de capital en el trimestre (+20 puntos básicos) compensó parcialmente los impactos regulatorios, lo que permitió al grupo cerrar el trimestre con una ratio de capital CET1 del 11,25%.

Santander se mantiene como uno de los bancos más rentables y eficientes entre sus comparables, con un retorno sobre el capital tangible (RoTE) contable del 11,2% y una ratio de eficiencia del 47,6%. El valor tangible neto por acción aumentó un 3% durante el trimestre, hasta 4,30 euros.

Suscríbete a nuestra newsletter