La provincia lideró en 2018 el crecimiento del número de productores

Castellón pasa de 90 a 251 operadores en 15 años y lidera la producción ecológica

La comarca del Baix Maestrar con 800 hectáreas es la que mayor superficie certificada destina a la producción ecológica según el Caecv

La agricultura ecológica es un sector en alza en la Comunitat.

El consumo de alimentos ecológicos es una tendencia que hace que la producción crezca en paralelo, convirtiéndose en un nicho de mercado para los agricultores. Esa tendencia tiene reflejo en la Comunitat Valencia, en especial en Castellón que en 15 años  ha registrado un incremento espectacular del número de operadores pasando de los 90 al inicio de este siglo a los 251 actuales, según el censo del Comité d’Agricultura Ecològica de la Comunitat Valenciana (Caecv), que constata que la provincia ha liderado el crecimiento en el número de operadores en 2018, con un 19%, por encima de Alicante (12%) y Valencia (9%).

Castellón agrupa casi la mitad de los operadores ecológicos de la Comunitat Valenciana, el 49%, según los datos del censo del Caecv a finales de 2018. Un dato que no extraña si se tiene en cuenta que la comarca del Baix Maestrat es la que cuenta con mayor superficie certificada destinada al cultivo ecológico. Esta comarca cuenta con 448 hectáreas de olivar y 356 destinadas a la producción de frutos secos.

La provincia mantiene una especial vinculación con este tipo de cultivos y, como apunta el presidente del Caecv, José Antonio Rico, “Castellón cuenta con viñedos para elaborar vino, frutos secos, cereales y olivar”. Productos que exporta a países comunitarios, casos de Holanda, Reino Unido, Francia y Alemania, además de a Suecia.

Castellón cuenta con una de las empresas de referencia de la producción ecológica, la citrícola Martinavarro radicada en Almassora. Sin embargo no es la única porque en su línea están la Harinera del Mar, con sede en Almenara, o la villarrealense, Frutinter. Son empresas grandes que comparten epígrafe en el Registro de Operadores Ecológicos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación con pequeñas empresas de la zona, que buscan en este sector una salida a la crisis del campo, como apuntan desde la Caecv.

El incremento de operadores radicados en suelo de Castellón entre 2003 y 2018 alcanzó el 18,9%, va en la línea de lo que ha sucedido en la Comunitat Valenciana, que ha pasado de 986 a 2.094 operadores en ese mismo período de tiempo. Paradójgicamente,  en cuanto a agricultura ecológica propiamente dicha, la provincia de Castellón ofrece una imagne bien distinta a las del resto de la Comunitat y a la estatal, donde ya se cultivan más de 2 millones de hectáreas bajo criterios sostenibles.

Los datos facilitados por el Caecv permiten colegir que los operadores ecológicos de Castellón destinan sus tierras a pastos. De esta forma se explica porque, mientras en las otras dos provincias valencianas la superficie cultivada ecológicamente registró en los últimos 15 años un espectacular incremento, alcanzando las 100.000 hectáreas, en la provincia de Castellón sólo se sumaron 1.600 nuevas hectáreas, al pasar de 11.260 a 12.800.

Entre los cultivos que crecen está el olivo (555 hectáreas), los frutos secos (495 Ha), el cereal (378) y la trufa (112 hectáreas) que son los más representativos en las comarcas castellonenses. Por otra parte, de acuerdo con el balance anual realizado por el Caecv, las comarcas con mayor superficie certificada como ecológica son el Baix Maestrat, La Plana de Utiel-Requena, l’Alt Vinalopó, el Vinalopó Mitjà y la Vega Baja.

Cabe precisar que bajo el término de operadores ecológicos, las administraciones públicas, agrupan actividades tradicionalmente vinculadas con el campo, casos de la agricultura o la ganadería, que comparten espacio con las empresas encargadas del manipulado y envasado de los productos para exportarlos al extranjero o aquellas empresas importadores de productos ecológicos que abastecen el mercado nacional de una demanda cada vez mayor.

La producción ecológica movió el año pasado en la Comunitat Valenciana un volumen de negocio de 452,4 millones de euros, lo que representa una cuarta parte del valor del mercado de productos ecológicos en España, como apunta Rico.

La Generalitat Valenciana es consciente del peso del sector y de las posibilidades de crecimiento que ofrece, por ello han diseñado para el quinquenio 2016-2020 el primer Plan de Producción Ecológica desde la Conselleria de Agricultura, que incluye 60 acciones de impulso del sector, mediante líneas de ayuda a la promoción, educación y formación, incluido el asesoramiento técnico a los operadores.

Administración y productores se suman a las demandas de una sociedad cada vez más concienciada de la necesidad de  apostar por un modelo de desarrollo sostenible. Y en ese  contexto la producción ecológica es, cada vez más, “un mercado emergente en el que los productores han visto que hay una gran oportunidad de crecimiento y rentabilidad a través de la innovación”, concluye el presidente del Comité d’Agricultura Ecològica de la Comunitat Valenciana

Suscríbete a nuestra newsletter