La información económica de los líderes

Informe de Coyuntura

Alicante acusa la desaceleración económica y ralentiza su crecimiento

Ineca hace un llamamiento para frenar la salida de talento e incentivar nuevas medidas para reducir el desempleo

Armando Ortuño, Nacho Amirola, Rafa Ballester y Paco Llopis. | E3

Ineca alerta, de nuevo, sobre la pérdida de ritmo en la recuperación económica. El Informe de Coyuntura Socioeconómica de la provincia de Alicante revela que el 2018 cerró con una mejora en sus principales indicadores, pero que el nivel de “crecimiento sigue siendo inferior a la media de España”. La desaceleración se hace más evidente y se acusa tanto la mejora en los datos de empleo e inversiones, entre otros indicadores.

El presidente de Ineca, Rafael Ballester, ha insistido que “esta desaceleración merece además la atención de instituciones públicas y empresas, pues el proceso de crecimiento de la provincia aún requiere de mayores esfuerzos para alcanzar indicadores sociales de más calidad, especialmente en materia de empleo, tanto cuantitativa como cualitativamente“.

“A pesar de los esfuerzos, es necesario un mayor apoyo de la Administración a las pymes y micropymes de la provincia. El tamaño de las empresas es una de nuestras desventajas, sobre todo para afrontar procesos de internacionalización y digitalización, y aunque hemos crecido en los últimos años, aún queda recorrido”, ha explicado Ballester.

Indicadores claves

De los diferentes datos, Ineca ha destacado la mejora en el tamaño de las empresas que “crece a un ritmo algo superior que al resto de España, porque en la provincia, nuestras empresas son, en general, pequeñas. Es conveniente por tanto fomentar la creación de clústeres entre las pymes y las micropymes, facilitando así competir en un mercado global con mayor robustez“.

Al respecto, el director de Estudios del Instituto, Francisco Llopis, ha advertido que los avances que se han realizado ganando en dimensión en los últimos años -de 7,05 empleados por empresa en 2014, se ha pasado a 7,88 en 2018- lo cual ha favorecido la profesionalización de los empleados, la carrera profesional personal y la mejora retributiva, se paralicen por la incertidumbre de la desaceleración económica mundial. No obstante, Alicante ocupa el puesto 31 de 52 provincias en cuanto a tamaño empresarial se refiere.

Del informe también se desprenden los datos preocupantes de la EPA en lo que a la población activa se refiere. Se ha detectado un descenso de la población activa en el conjunto nacional cercana al 2,7% (año 2012), pero en la provincia de Alicante esta reducción llega hasta el 5% (año 2009), desde valores máximos. Esto puede tener diferentes significados. Uno de ellos está directamente relacionado con que parte de nuestra ciudadanía mejor preparada -colectivo de entre 20-24 años- y los de mayor experiencia (mayores de 55 años) estén abandonando la provincia de Alicante en busca de nuevas y mejores oportunidades.

A juicio del presidente de Ineca, “esta situación debe analizarse, afianzando los programas públicos para facilitar la recuperación del talento y mantenerlo. Pero también requiere un apoyo a las empresas, facilitando un entorno competitivo que permita una mayor y mejor contratación de personas adaptadas a sus necesidades productivas”.

El desempleo sigue siendo nuestra gran preocupación. Las altas tasas de paro que la provincia mantiene aún no nos permiten confiarnos. A pesar del descenso sostenido de estas tasas, lo hace con menor intensidad que la media española. Profundizando en el bloque social del Informe de Coyuntura, se pone de manifiesto que la tasa de paro en la provincia de Alicante es del 15,6%, frente al 14,45% de la media nacional, y muy lejos del 8,5% del año 2006 en la provincia.

Por sectores, el sector turístico sigue manteniendo su posición destacada al frente de la economía alicantina, pero las pernoctaciones hoteleras no varían de forma sustancial de 2018 a 2017, y están marcando la misma tendencia durante 2019.

En el campo del turismo residencial, el responsable de estudio ha indicado que la provincia se mantiene como un territorio atractivo para la compraventa de viviendas. La venta de viviendas a no residentes registra una buena situación. Se observa, en 2018, un crecimiento del 10,4%, cuando la media nacional es del 6%, y la provincia de Alicante representa el 19% del total de ventas en este apartado en España.

Las exportaciones transmiten una imagen ambigua, pues su crecimiento es lento y en el cómputo general continúa perdiendo peso. “Nuestras ratios de exportación, cada año, resultan más bajos que el anterior, y consideramos que, con sectores económicos como el calzado, el agroalimentario, el textil, el juguete, la piedra natural, o por ejemplo el renovado sector del plástico y componentes, no podemos contentarnos con estas cifras. Máxime cuando disponemos de infraestructuras como nuestro aeropuerto y puerto para competir con otros territorios que se encuentran en desigualdad de condiciones”, se indica desde Ineca.

Infrafinanciación crónica

En el apartado de conclusiones, Ballester ha querido evidenciar que, entre los motivos de esa ralentización hay diversos factores y uno de ellos, son las consecuencias lógicas del aumento de la deuda pública autonómica y nacional. El donominado “servicio de deuda” se ha disparado en los últimos años y, como muchas veces, ha dicho el conseller Vicent Soler, el pago de la deuda se convierte en una de las grandes consellerias.

El presidente de Ineca ha concluido su intervención insistiendo que “teniendo en cuenta el escenario electoral en el que nos encontramos, queremos concluir con que es necesario adoptar y mantener estrategias que permitan poner en valor nuestra capacidad actual y potencial como territorio de referencia en innovación”.

De manera propositiva, Ineca apuesta por apoyar y reforzar los avances hecho en economía digital, apoyada en nuestros potentes parques científicos universitarios de Alicante y Elche, y en el cada vez más destacado entorno tecnológico-empresarial existente, debe formar parte de la estrategia presente y futura de la provincia de Alicante. “Tenemos la fortuna, la fortaleza, de contar con unos sectores económicos de corte tradicional pero consolidados, algunos ya centenarios, muy diversificados territorialmente, pero ello no debe ser un impedimento para acometer su decidido proceso de modernización, ya en marcha con magníficos ejemplos. Antes, al contrario, es una gran oportunidad al servicio del crecimiento, que permitirá retener y captar el mejor capital humano. Esta es nuestra responsabilidad”, concluyó.

Suscríbete a nuestra newsletter