Décalogo de Ainia para el uso responsable del agua en la industria alimentaria

El uso responsable del agua en la industria agroalimentaria ha sido el tema abordado en el III Seminario Técnico Internacional Economía Circular en la Gestión del Agua de las Industrias Agroalimentarias que ha celebrado Ainia.

La jornada ha puesto de manifiesto que para alimentar a la población dentro de 30 años será necesario incrementar el 20% el uso del agua en agricultura, una previsión que supone un grave problema de sostenibilidad, como indicó el responsable de medio ambiente de Ainia, Andrés Pascual.

Ante esta tesitura, el centro tecnológico propone 10 medidas encaminadas a una gestión más eficiente de un recursos cada vez más escaso como es el agua:

  1. Promover el aprovisionamiento sostenible de materias primas con un uso responsable y eficiente de agua. Las industrias empiezan a exigir certificaciones de sostenibilidad a los grandes proveedores de commoditites alimentarias y a colaborar con pequeños agricultores y ganaderos en buenas prácticas ambientales.
  2. Reducción del uso de agua mediante el eco(re)diseño de las instalaciones y mejora de procesos productivos. Haciendo más fácilmente limpiables las líneas de procesado se consiguen ahorrar agua, energía o productos químicos.
  3. Reutilizar/reciclar el agua dentro de fábrica, en ciclo cerrado u otros puntos de la planta, y recuperar agua y el resto de recursos de materias primas u otras corrientes líquidas, interna o externamente. Por ejemplo, recuperando agua de la leche en fábricas que producen leche en polvo y luego reciclarla par usarla en procesos productivos.
  4. Regenerar y reutilizar el agua depurada a final de línea, y recuperar recursos de los lodos de depuración. Riego de parcelas agrícolas anexas a las industrias con aguas depuradas según normativa en vigor.
  5. Medir a través de la huella hídrica y/u otros indicadores como herramientas de mejora y comunicar los logros alcanzados participando en acuerdos voluntarios sectoriales. El sector de bebidas refrescantes es modélico en la definición de objetivos sectoriales en el ámbito del agua.
  6. Desarrollar proyectos de compensación hídrica devolviendo un volumen de agua equivalente al consumido en los productos. Ejemplo de Heineken en Doñana o CocaCola en 7 proyectos por toda España.
  7. Maximizar la eficiencia energética y el uso de fuentes de energía renovables. Desde optimizar el consumo energético en los tratamientos de depuración como valorizar en forma de biogás corrientes de alta carga orgánica y auto-consumirlo.
  8. Promover la economía colaborativa, simbiosis industrial y otros nuevos modelos de negocio. Compartir depuradora, entregar residuos líquidos orgánicos a depuradoras municipales para co-digestión con sus lodos de depuración, etc.
  9. Optimizar el uso del agua a través de soluciones 4.0. Algorítmos para optimizar el funcionamiento de las instalaciones de tratamiento u optimizar los consumos en fábrica.
  10. Apostar por la investigación, el desarrollo y la innovación. Desarrollo de nuevas alternativas que garanticen un reciclado o reutilización de corrientes eficiente y seguro desde el punto de vista de la higiene.

Andrés Pascual ha destacado que “debemos valorar la calidad del agua depurada a reutilizar y no tanto si procede de fuentes residuales ya que la tecnología nos permite conseguir la calidad que deseemos. Si todos cambiamos la mentalidad y la normativa nos ayuda en lugar de poner freno, podremos hacer realidad los cambios disruptivos asociados a la economía circular en la gestión del agua”.


Hay en marcha numerosas iniciativa en la industria agroalimentaria para una gestión más eficiente del agua en los procesos productivos


En la jornada han intervenido empresas como Nestlé, Heineken, Nueva Pescanova, Calidad Pascual que han explicado las medidas que están implantando para lograr una gestión más eficiente del agua en sus procesos productivos.

El seminario ha mostrado también las últimas tendencias en I+D para la recuperación de los recursos presentes en las aguas residuales y la obtención de bioproductos a partir de aguas residuales de la industria alimentaria.

Por último, el CDTI ha presentado las oportunidades de financiación en este campo.

Suscríbete a nuestra newsletter