La información económica de los líderes

El sistema hará más resistentes a los edificios frente a catástrofes naturales o ataques

Investigadores de la UPV evitan el colapso de edificios en situaciones extremas

El equipo formado por investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón consigue que las cargas de las columnas se distribuyan por todo el edificio

El equipo de investigación junto al edificio-probeta

Un equipo de la Universitat Politècnica de València ha desarrollado un proyecto de investigación dirigido por el profesor José Miguel Adam, con el apoyo de una beca Leonardo de la Fundación BBVA, cuyos resultados  contribuirán a garantizar una mayor robustez y seguridad de los edificios que se vean sometidos a eventos extremos como desastres naturales o ataques terroristas.

El trabajo se ha centrado en las columnas de esquina. Según explica el profesor Adam, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón (ICITECH-UPV), una de las situaciones con mayor probabilidad de que se desencadene un colapso progresivo de un edificio se da cuando el daño local afecta a estas columnas.

Por ello los investigadores proponen un nuevo diseño de modo que, ante un evento extremo, la carga de la columna de esquina dañada se distribuye por el resto del edificio.

“Los edificios tienen mecanismos resistentes que no se activan en situaciones normales, pero que pueden tener una gran importancia a la hora de soportar un evento extremo. Es en la posible activación de estos mecanismos donde  se centra la mejora de la resistencia a colapso de los edificios”, explica José Miguel Adam.

Junto al profesor Adam, completan el equipo de investigadores Elisa Bertolesi, Manuel Buitrago y Pedro  Calderón, todos ellos del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón (ICITECH). Además, el proyecto cuenta con la colaboración del investigador Juan Sagaseta, de la University of Surrey.


Para probar el sistema se ha construido un “edificio probeta” a escala real


En este estudio, los investigadores han construido el primer edificio-probeta a escala real en España con estas recomendaciones de diseño. La construcción de este edificio, y los ensayos realizados sobre él, han sido cofinanciados por la empresa Levantina, Ingeniería y Construcción – LIC.

El edificio-probeta ha sido monitorizado con una serie de sensores de última generación. Además, se han utilizado diferentes cámaras, tanto convencionales como de alta velocidad, para evaluar y visualizar la respuesta del edificio.

“Disponer de un edificio-probeta a la entera disposición del proyecto ha llevado a resultados muy fiables que, a su vez, van a contribuir a comprender mecanismos resistentes en edificios que hasta la fecha apenas habían sido analizados”, destaca José Miguel Adam.

La investigación se enmarca dentro del reto “Sociedades Seguras” del Horizonte2020. “Con el desarrollo de este proyecto se podrá reducir la vulnerabilidad de edificios críticos (hospitales, colegios, terminales de pasajeros, edificios públicos y militares), de alta ocupación o con un elevado número de plantas”, concluye José Miguel Adam.

Suscríbete a nuestra newsletter