Entrevista al responsable de la sectorial arrocera de AVA

Miguel Minguet: “En Europa se produce la agricultura más respetuosa del mundo”

La obligatoriedad de señalar el origen europeo del arroz en el etiquetado se considera clave para el futuro del sector

El presidente de AVA, Cristóbal Aguado; el president Puig; y Miguel Minguet, ayer en el International Rice Forum Valencia celebrado en el hotel Sercotel Sorolla Palace. | E3

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) organizó ayer, en colaboración con la asociación europea Copa-Cogeca, el encuentro International Rice Forum Valencia. En la jornada, que contó con la presidencia del president de la Generalitat Ximo Puig, se abordaron tres cuestiones capitales para revitalizar el sector: la insuficiencia de las materias fitosanitarias permitidas por la UE, la introducción de nuevas variedades en el sector arrocero y el asunto considerado clave por los expertos, la necesidad de incluir un etiquetado obligatorio del origen del arroz.

De todas estos temas pudimos hablar con Miguel Minguet, responsable de la sectorial arrocera de AVA y vicepresidente del grupo del arroz del Copa-Cogeca, la primera organización representativa de los agricultores europeos.

-¿Satisfecho del resultado de este foro destinado a atraer la atención sobre los problemas del cultivo del arroz?

-Creo que ha sido un paso positivo, y que en las mesas realizadas hemos llegado a conclusiones muy interesantes. En la mesa sobre materias fitosanitarias se ha visibilizado que el ministerio y la industria tienen unos desencuentros que al final pagan los agricultores. En cuanto al mesa dedicada al etiquetado del origen, hemos extraído un mensaje más positivo. Todos los participantes, tanto del Copa-Cogeca europeo, del Ministerio de Agricultura, de la industria y de la representación de los agricultores, algunos con más intensidad y otros con menos, estamos de acuerdo en que el futuro pasa por la promoción, que requiere de una rotulación clara del origen. Si no somos capaces de distinguir nuestro producto del de la competencia, ¿cómo vamos a ser capaces de promocionarlo? Esa necesidad de saber explicarle al consumidor cuáles son nuestras variedades, por qué son diferentes, por qué son mejores y cuáles son las garantías fitosanitarias y de seguridad alimentaria que se tiene aquí y no en otros países, deben hacerse visibles y patentes a través de la rotulación. Así que esta jornada nos deja como deberes el saber trabajar todos en conjunto para conseguir esa rotulación obligatoria del origen.

-¿Por qué hay que hacer justo ahora hincapié en la cuestión del etiquetado? ¿Qué ha ocurrido para que se tenga que reclamar que el consumidor debe saber que el origen del arroz es valenciano?

-Pues por el gran aumento de las importaciones. Siempre ha habido una cantidad de producto que ha entrado de fuera de Europa, mayoritariamente variedades que no se cultivaban aquí. Los últimos acuerdos firmados por la UE en busca del libre comercio con otros países al final ha desequilibrado totalmente el mercado del arroz. Hasta hace muy poco estaba entrando arroz de manera masiva; las importaciones de Camboya y Vietnam se habían multiplicado por 40. Esto había desbalanceado el mercado. Cuando los productores europeos quieren defender su producto mediante la promoción, se dan cuenta de que no es posible, no hay diferenciación entre un producto y otro en la rotulación.

Miguel Minguet

Miguel Minguet (en el centro) durante la celebración mesa redonda “Etiquetado obligatorio del origen del arroz”. | E3

-Al escuchar estos problemas es inevitable pensar en la crisis de los cítricos. Aunque los resultados aún no sean tan catastróficos, ¿es una cuestión que se puede llegar a vislumbrar en el futuro?

-Sí, es similar. Lo que pasa es que en el arroz ya ocurrió antes, peleamos la cláusula de salvaguarda y se aplicó. Ahora mismo, está en activo durante tres años, con lo cual hemos frenado esas importaciones masivas. Pero sí, hubo quiebras en la industria y desplome de precios. Pero al ser más pequeño que el sector cítrico se hizo menos ruido. Con la cláusula de salvaguarda, tenemos un balón de oxígeno de tres años para buscar otra manera de proteger al sector de esta situación coyunturalmente tan negativa.

-¿Qué ventajas aportaría la incorporación de nuevas variedades?

-Ya que tenemos carencias en materias fitosanitarias activas, lo que parece más lógico es desarrollar nuevas variedades que sean naturalmente más resistentes. Eso significa que podamos vender un producto adaptado y adecuado a las necesidades del consumidor europeo. Deben ser variedades que cumplan los parámetros agronómicos y de calidad alimentaria que nos exige el mercado europeo. No hay que olvidar que en Europa se produce la agricultura más respetuosa del mundo. Tenemos la legislación agrícola más dura del mundo, y por eso es complicado producir.

-Entonces, ¿lo que es una ventaja para el consumidor supone una desventaja para el productor?

-Es una desventaja a la hora de producir, y que tenemos que ser capaces de poner en valor explicando que si se consume arroz europeo, o cualquier producto agrario europeo, el consumidor va a tener mayores garantías y protegerá más el medio ambiente que comprando productos de cualquier otra parte del mundo.

-Por último, ¿han realizado planes para hacer lobby en Bruselas como el sector cítrico?

-Sí, vamos a seguir en contacto con el resto de países productores para tratar de empujar una estrategia común con el objetivo de que la UE apruebe un etiquetado obligatorio. Pensamos que es una medida imprescindible para que la promoción que ahora estamos empezando tenga éxito.

Puig abogó por una reciprocidad real en controles fitosanitarios

El president de la Generalitat, Ximo Puig, abogó por establecer una reciprocidad real en los controles fitosanitarios internacionales que permita al arroz valenciano y a otras mercancías agrarias competir en igualdad de condiciones y con las mismas garantías que se exigen a otros productos.

En la apertura de la jornada, manifestó que desde el Consell esperan que no se potencien “medidas no leales” que perjudiquen a la competencia porque se han logrado avances recientes “gracias al conjunto de las organizaciones agrarias europeas”.

Solicitó que la identificación del país de origen del arroz sea obligatoria y no existan “atajos ante el consumidor”, y reconoció que espera que las negociaciones para la reforma de la Política Agraria Común (PAC) no concluyan “con un resultado negativo para ninguno de los subsectores” que integran el ámbito agrario.

El president mantuvo que el arroz es uno de los símbolos identitarios más importantes de la Comuniat porque, más allá de su importancia económica, en algunas zonas del territorio valenciano “lo es prácticamente todo”, por lo que subrayó que se le debe sacar “la máxima rentabilidad”.

Puig indicó que las casi 800.000 toneladas de arroz que produce España representan la cuarta parte de Europa y de ellas alrededor de 110.000 son valencianas, según informa Efe.

Suscríbete a nuestra newsletter